Suiza: investigan si es falsa la denuncia de una brasileña

ZURICH (AP). La fiscalía inició hoy miércoles la investigación de una mujer brasileña que dijo haber perdido sus mellizos en gestación en un ataque de cabezas rapadas mientras que los investigadores afirmaron que no estaba embarazada y que probablemente se autoinfligió las heridas.

En una declaración, la oficina del fiscal de Zurich dijo que se sospecha que Paula Oliveira, de 26 años, engañó a la policía. Se ordenó retener su pasaporte y documentos.

La policía dijo que la mujer denunció haber sido atacada la semana pasada frente a una estación ferroviaria por tres cabezas rapadas, uno con un símbolo nazi tatuado en la nuca, y que le hicieron cortaduras en el estómago y las piernas para grabarle las iniciales del principal partido derechista suizo y que le provocaron el aborto de mellizos.

Las fotografías de su cuerpo tajeado apareció en diarios brasileños y la cancillería brasileña planteó la posibilidad de que hubiese sido víctima de un ataque xenófobo.

Pero después de una serie de exámenes, la policía dijo que Oliveira no estaba embarazada de tres meses como dijo, y el jefe de medicina forense de la Universidad de Zurich, Walter Baer, dijo que era un "caso típico" de automutilación.

Baer dijo que todas las heridas estaban al alcance de la mano de la mujer y ninguna era severa. Agregó que ninguna de ellas aparecía en zonas particularmente sensibles para las mujeres: los senos, el ombligo y los genitales.

La fiscalía seguirá investigando la denuncia del supuesto ataque.

La denuncia conmovió al público suizo e indignó a los brasileños. El presidente Luiz Inacio Lula da Silva condenó la supuesta agresión, pero más adelante el presidente y el gobierno brasileño moderaron sus afirmaciones después que expertos independientes cuestionaron la veracidad de la versión de Oliveira.

El episodio recuerda casos en otros países donde supuestos actos de violencia extremista resultaron ser falsos.

El año pasado, una mujer de 18 años en Alemania fue condenada por fingir un ataque en que le habían cortado la piel tatuándole una esvástica. En el 2004, una joven francesa admitió haber mentido cuando dijo que una banda la tomó por judía y le grabó esvásticas en el cuerpo, pero sólo después que el entonces presidente Jacques Chirac condenó el ataque.

Y en octubre, una voluntaria de la campaña presidencial de John McCain en Estados Unidos denunció falsamente que un partidario de Barack Obama la había robado y agredido grabándole una "B" en la mejilla.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes