Sur de Francia, plataforma del tráfico de drogas

MARSELLA (AFP). La región de Marsella (sureste de Francia), que en los años 70 fue centro de producción y exportación de heroína de la llamada "French Connection", es ahora una plataforma de tránsito del cannabis norafricano y de la cocaína sudamericana hacia Italia y el norte de Europa.

El proceso de Jean Ruimi, 53 años, condenado el miércoles a 23 años de reclusión, ilustra la evolución de esta industria criminal.

En este caso, en el que unas 30 personas -entre ellas varios ex miembros de la "French Connection"- ya fueron condenados en una primera etapa, los traficantes pasaban la cocaína sudamericana procedente de España a la mafia napolitana.

Los ex miembros de la "French Connection" ya no se ocupaban de la producción de droga, pero sí entregaban los contactos para organizar el tráfico.

La zona mediterránea es hoy considerada sobre todo como "una zona de tránsito privilegiada", destacó el coronel Michel Sans, jefe de la sección de investigación de la gendarmería en la zona sur de Francia.

Esta región es fronteriza con España, principal puerta de entrada en Europa del cannabis que llega de Marruecos y de la cocaína proveniente de Sudamérica a través del Africa occidental. También limita con Italia, donde se encuentran los demandantes por cuenta de la mafia.

La heroína ha prácticamente desaparecido de la zona, pero los volúmenes de cannabis y sobre todo de cocaína están en constante aumento.

En cuatro años de existencia, la jurisdicción interregional especializada de Marsella ha confiscado 55 toneladas de cannabis y 1,5 toneladas de cocaína, señaló Jacques Dallest, fiscal del República francesa en Marsella, precisando que la droga representa el 60% de las actividades de una jurisdicción que se encarga del crimen de alto vuelo.

Una vez llegada a territorio europeo, la cocaína es transportada por vía terrestre pasando por Cataluña, sur de Francia, Costa Azul e Italia del Norte, aprovechando sobre todo los camiones que transitan por ese sector.

Las grandes capturas, de varios cientos de kilos, son ocasionales, pues los traficantes prefieren multiplicar el número de paquetes transportados para limitar los riesgos, precisó el fiscal.

Si bien Italia es el destino preferido, una parte de la droga queda en la Costa Azul, sobre todo durante el verano, según la gendarmería.

En lo que se refiere a los actores del tráfico, no existe un tipo determinado. Los grandes capos de las mafia local han desaparecido casi totalmente y se puede asistir a alianzas circunstanciales entre miembros del ambiente criminal marsellés y de la mafia italiana o española, como intermediarios de los carteles latinoamericanos.

Frente a un tráfico que no conoce fronteras, la cooperación entre Estados puede ser mejorada, sobre todo con Italia o Marruecos, explican los servicios de aduana y gendarmería. Pero estructuras como Eurojust (justicia) han permitido coordinar mejor las acciones legales a nivel europeo.

Las autoridades también buscan nuevos medios de lucha. "Antes, se ponía el acento en la sanción penal, ahora, tratamos también de golpear a nivel del monedero", destacó el fiscal Dallest.

Más de cinco millones de euros en efectivo han sido confiscados a los traficantes en Marsella desde 2004, sin contar las embarcaciones, los vehículos e incluso las residencias.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes