TACA admite error humano en accidente de avión en Honduras

TEGUCIGALPA (AP). TACA admitió el viernes que el accidente de uno de sus aviones que se estrelló el 30 de mayo en el aeropuerto internacional Toncontín de esta capital se debió a un error del piloto de la nave Cesare D'Antonio.

"Los pilotos son seres humanos como nosotros... y los comentarios entre los pilotos se dieron en la cabina del avión de manera natural", dijo a la cadena local de radio HRN el gerente general en Honduras de TACA, Armando Fúnez. "La investigación del caso está encaminada en un 70%".

Reconoció como verdadero un informe publicado por la prensa local sobre el contenido de la "caja negra" del fatídico vuelo 390 de TACA, que destaca la conversación entre D'Antonio y la torre de control de Toncontín.

"Esa es parte de la investigación (del accidente), pero habrá un informe al final", añadió.

Poco antes de estrellarse, D'Antonio, que murió ese día, intentó comunicarse con la torre de control de El Salvador para pedir permiso con el fin de desviarse a San Pedro Sula, a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa, o regresar a su país.

"Estamos con viento de cola. Están muy bajas las nubes", se escucha al piloto en la grabación. Su última palabra legible es "pu....".

En la plática, los controladores aéreos dijeron al piloto que había una visibilidad de apenas dos kilómetros, cuando la requerida es de cinco en la terminal aérea, y que la pista estaba húmeda y los cielos de la capital nubosos. Por esas causas, lo instaron a aterrizar por el extremo norte de Toncontín.

El piloto, sin embargo, solicitó lo contrario y, ante su insistencia, la torre lo autorizó a aterrizar por el sur de la pista.

Con 124 pasajeros y seis tripulantes, el Airbus A320 se salió de la pista, derrumbó árboles a su paso, rompió una cerca de alambre de acero, se deslizó por una hondonada de 20 metros al norte de Toncontín y quedó en la ladera de una colina. Fue retirado 12 días después.

El dialogo es divulgado aquí desde la noche del jueves por la televisión y diarios locales, que no explicaron cómo lo obtuvieron.

"La caja negra del avión ya las tenemos en nuestro poder", dijo el jueves en rueda de prensa el director general de Aeronáutica Civil, Guillermo Seamann. Fue recuperada al día siguiente del accidente para determinar las causas del mismo, que causó la muerte a cinco personas y dejó 65 lesionados.

Según la embajada norteamericana en Tegucigalpa, "los resultados de la información obtenida de las grabadoras de voz y datos del vuelo de TACA 390 fueron entregados ya a Aeronáutica Civil por la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB, por sus siglas en inglés)".

Honduras envió a principios de junio la caja negra a Washington para que la NTSB la revisara.

La investigación del accidente la encabeza la Autoridad de Aviación Civil de El Salvador, por delegación de Honduras, y podría durar más de un año.

En el caso participan expertos de los cuatro países involucrados: Honduras, donde ocurrió el accidente; El Salvador que es la sede de TACA; Francia, donde el avión fue fabricado, y Estados Unidos porque allí se fabricaron las dos turbinas de la nave.

"Consideramos que en este momento, mientras la investigación no ha sido concluida, no es prudente comentar sobre los datos (de la caja negra) o ponerlos a la disposición pública, debido a que son parte de una amplia investigación y, por lo tanto, no son concluyentes", dijo la embajada estadounidense en un comunicado.

Señaló asimismo que a solicitud de Francia, los investigadores se reunirán en la tercera semana de julio en las instalaciones de la NTSB en Washington "para analizar los datos copilados hasta la fecha y coordinar los próximos pasos a seguir".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes