Tailandia: Protestan contra militares golpistas

Centenares de manifestantes que gritaban "libertad" y "democracia" se reunieron brevemente dl domingo cerca de un importante centro comercial en el corazón de la capital de Tailandia en protesta contra el golpe de estado del 22 de mayo en el país.

Los inconformes efectuaron su movilización a pesar de que los soldados han cerrado algunas de las principales intersecciones de la ciudad.

Los nuevos gobernantes militares de Tailandia han destacado miles de efectivos y policías en diversas ubicaciones importantes en Bangkok para impedir la realización de protestas.

Sin embargo, un grupo reducido de manifestantes hizo acto de presencia en un lugar que carecía de gran presencia del ejército.

Los manifestantes se reunieron en una pasarela elevada a un lado del centro comercial Terminal 21, donde gritaban lemas y sostenían letreros que decían "No al golpe".

Numerosos policías y soldados con cascos y escudos antimotines se presentaron en el lugar. Los dueños del centro comercial de nueve niveles lo cerraron y solicitaron a los clientes que se marcharan por su propia seguridad.

No hubo actos de violencia y la protesta se disolvió al cabo de dos horas.

"Estoy aquí porque no quiero un golpe de estado. Quiero elecciones y democracia", afirmó una manifestante de 66 años que solicitó que sólo se le identificara como Ratchana por temor que la detuvieran las fuerzas de seguridad.

"Estamos en el siglo XXI", afirmó. "No debería haber ningún golpe de estado, pero continúan ocurriendo... porque los tailandeses tienen miedo" de hablar, apuntó.

Momentos antes, la multitud rodeó a dos agentes de la policía vestidos de paisano que intentaron detener a uno de los manifestantes. Sin embargo, después de varios minutos de gritos, el manifestante fue dejado en libertad.

Dos vehículos del ejército, incluido un Humvee con una ametralladora arriba, se estacionaron en una calle afuera, pero se marcharon ante los abucheos de la multitud.

El ejército derrocó a finales del mes pasado al gobierno elegido de la nación con el argumento de que lo hacía para restaurar el orden después de siete meses de protestas en las que hubo esporádicos hechos de violencia.

Durante las movilizaciones, el gobierno civil quedó prácticamente sin poder y los rivales políticos quedaron en el estancamiento en el país.

Desde el golpe de estado, pequeños grupos de manifestantes democráticos han salido a las calles casi a diario, marchan por Bangkok y forcejean con los militares.

No se han registrado heridos, pero la junta militar ha advertido reiteradamente a los inconformes que cejen sus protestas y existen temores de que se desate la violencia si el ejército recurre al uso de la fuerza.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada