"Tea Party" triunfa en Delaware y Nueva Hampshire

WASHINGTON (AP). La ultraderecha continuaba arrasando el miércoles en las primarias del Partido Republicano, tanto para desaliento de la conducción del partido opositor como renovada esperanza de los demócratas de conservar su mayoría en las cámaras.

Casi desconocida hace un mes, la aspirante a la candidatura republicana al Senado por Delaware Christine O'Donnell ganó el martes por la noche las elecciones primarias, aprovechando el fuerte apoyo del movimiento ultraconservador Tea Party.

Y en otra primaria republicana crucial, en Nueva Hampshire, el ex procurador estatal Kelly Ayotte _respaldado por la referente de ultraderechas Sarah Palin_ fue declarado oficialmente ganador.

Su victoria por estrecho margen sobre Ovide Lamontagne se debió a sus credenciales derechistas y el apoyo del Tea Party.

Ayotte enfrentará en las elecciones al representante Paul Hodes, quien no tuvo opositor en las primarias estatales del Partido Demócrata.

O'Donnell derrotó al nueve veces elegido a la Cámara de Representantes Mike Castle, una figura muy conocida en la política de Delaware durante una generación y un político moderado que hizo campaña con el fuerte respaldo de funcionarios de su partido, tanto en su estado como en Washington DC.

Los resultados casi completos de los comicios demuestran que O'Donnell ganó con casi el 53% de los votos.

El éxito de O'Donnell, Ayotte y otros candidatos novatos apoyados por el movimiento Tea Party ha complicado las esperanzas republicanas de obtener los 10 escaños que necesitan para ganar el control del Senado en las elecciones del 2 de noviembre. Los republicanos están en una mejor posición para ganar los 40 escaños que necesitan para tomar el control de la Cámara de Representantes.

El Tea Party, definido por su hostilidad a los impuestos y la ingerencia del gobierno federal, toma su nombre de un incidente de inicios de la Guerra de Independencia.

Con el desempleo alto y la popularidad del presidente Barack Obama por debajo del 50%, los republicanos dijeron que las reñidas primarias de los últimos meses reflejan un entusiasmo de los votantes que aprovecharán en noviembre.

Los demócratas, sin embargo, esperan que los republicanos acaben con candidatos cuyas políticas ultraconservadoras podrían ser demasiado extremas para los votantes moderados. Los candidatos respaldados por el Tea Party en Nevada, Colorado, Florida, Texas y Alaska ganaron anteriormente las nominaciones republicanas para el Senado.

En cuanto a las primarias entre los demócratas en Nueva Hampshire, el gobernador John Lynch consiguió ser nominado para un cuarto mandato, con lo que se enfrentará a John Stephen, un ex comisionado de salud estatal que ganó con facilidad la primaria republicana.

En Nueva York, el vapuleado representante demócrata Charles Rangel ganó la primaria demócrata luego que los votantes prefirieron respaldarlo pese a que enfrenta más de una decena de acusaciones éticas.

Con el resultado, Rangel prácticamente garantizó su reelección en noviembre, pues su distrito es mayoritariamente demócrata.

En cuanto a las primarias para gobernador de Nueva York, el procurador general estatal Andrew Cuomo no enfrentó oposición a la nominación del Partido Democrata, y será el favorito por un puesto que su padre tuvo durante tres mandatos.

Por la nominación republicana, ganó las primarias el político novato Carl Paladino, un empresario adinerado que contó con el apoyo del Tea Party, al vencer al ex congresista Rick Lazio. La victoria de Paladino representó una derrota adicional para el establecimiento republicano.

De todos modos, Lazio ganó la nominación del Partido Conservador, con lo que tendrá un lugar en la boleta electoral de noviembre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes