Televisora anti chavista cifra sus esperanzas en elecciones

CARACAS (AP). Unos cientos de empleados trabajan en programas televisivos, algunos propios y de otros canales nacionales y extranjeros, con el propósito de mantener en actividad a RCTV, una televisora donde hace cinco años laboraban miles.

El canal era la televisora privada más antigua y una de las más populares del país cuando cesó sus transmisiones por señal abierta en la medianoche el 27 de mayo de 2007, después de que el gobierno del presidente Hugo Chávez se negó a renovarle la licencia alegando que apoyó el fallido golpe de estado del 2002.

Sus directivos y trabajadores esperan que si el candidato opositor Henrique Capriles derrota en las elecciones presidenciales de octubre a Chávez, logren recuperar su señal en la televisión abierta.

Marcel Granier, director general de las Empresas 1BC, grupo propietario de la televisora, confía que la televisora recuperará eventualmente su señal.

"El canal tiene una solidaridad natural... los odios se extinguen pero los afectos no", dijo el ejecutivo en una charla con corresponsales extranjeros.

"Las elecciones serán importantísimas y seremos testigos. Lo importante es que la voluntad popular se respete, así como el resultado", acotó.

Al repasar los acontecimientos que llevaron al cese de transmisiones en señal abierta en mayo del 2007 y luego su salida del servicio por cable, Granier se niega a catalogar esas acciones gubernamentales como un "ensañamiento" contra su persona.

"Yo lo planteé muchas veces que me podía retirar del canal si esa era la causa (del cierre)", señaló.

Destacó que la estación televisiva, fundada el 15 de noviembre de 1953, se caracterizó por ser un canal crítico, donde su noticiero y la temática de sus telenovelas, que incluyeron algunas de corte político antes y durante el mandato de Chávez, tuvieron un gran impacto en la audiencia.

Granier reconoció que la situación financiera del canal es crítica, aunque sobrevive.

La televisora en parte se mantiene a flote al realizar producciones propias como la versión venezolana de la franquicia "Who Wants to Be a Millionaire" (¿Quién quiere ser millonario?) para la televisora privada venezolana Televen. También gracias a abrir sus modernos estudios _en donde se grabaron telenovelas afamadas en el mundo como "Cristal", de la escritora cubana Delia Fiallo_ a productoras independientes de otros países de la región.

Tras el primer cierre en el 2007 "se perdieron cerca de 8.000 empleos". Luego, tras la salida de su señal por el servicio de cable "se perdieron otros 2.000". Actualmente solo cuenta con unos 500 trabajadores, dijo. En general la sede del canal luce vacía, incluso sus vistosas siglas han desaparecido de su fachada.

Granier afirmó que en el caso de RCTV se lesionaron dos principios democráticos como "son la libertad de expresión por una parte y la justicia independiente por otra".

En ese sentido recordó que dos días antes de que cesaran las transmisiones de la televisora, el Tribunal Supremo de Justicia aprobó el decomiso temporal de los equipos de transmisión de RCTV para que fueran utilizados por la televisora de servicio público Tves que creó el gobierno para ocupar la señal del canal privado. Nunca recibieron un pago o compensación por sus equipos.

Luego RCTV Internacional fue forzada a cesar sus transmisiones por televisión por suscripción, el 23 de enero del 2010, después de que unas 50 operadoras de cable lo retiraron de sus parrillas siguiendo instrucciones de Conatel, el organismo rector de las telecomunicaciones, que amenazó con sanciones si no sacaban del aire a los canales que incumplieran la ley del sector.

La televisora fue clasificada por Conatel como productor audiovisual nacional bajo protesta de sus directivos, y obligada a pasar las cadenas presidenciales y a cumplir otras normativas de publicidad que el canal se negó a acatar.

"El cierre de RCTV puso en evidencia que (Chávez) no es democrático, que no respeta la libertad de expresión. Ha quedado evidenciado que no cree en el diálogo y el entendimiento", insistió Granier.

Chávez y sus más cercanos colaboradores, entre ellos el entonces Ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello, han dicho que "simplemente se ha hecho cumplir la ley".

Cabello, actual presidente de la Asamblea Nacional, luego del segundo cierre en el 2010 expresó que los funcionarios del gobierno "no estamos cerrando a nadie", pero que a la "cable operadora que no cumpla se le abrirá procedimiento administrativo". Esos procedimientos pueden acarrear sanciones que van desde multas hasta el cierre de las empresas.

Granier denunció que Venezuela atraviesa por un período de "autocensura y una censura más feroz", en alusión a la línea editorial de algunos otros canales privados.

Además de Venevisión y Televen en el país funcionan las estaciones privadas Canal I y La Tele, y el canal de noticias Globovisión, que es la única televisora de línea editorial opositora al gobierno.

Aura Matheus, a cargo de la gerencia de prensa internacional de RCTV, una de las pocas aún activas a través de la pagina de Internet del canal, comentó que pensó "que salía" del canal en el último recorte de personal.

Cree que hubiese sido menos doloroso irse. "Es muy fuerte ver a tus compañeros partir y enfrentar esa realidad", dijo Matheus, con voz resquebrajada y sin poder evitar las lagrimas.

En el departamento de prensa se pueden ver decenas de modernas estaciones de trabajo vacías, alumbradas por pocos bombillos. "Ahora, no hay gente. En algunos turnos se limita a unas tres o cuatro personas", añadió.

La comediante Elisa Parejo, que por 38 años trabajó en uno de los programas de más audiencia del país, Radio Rochela, que estuvo en el aire casi 50 años, catalogó como "muy tristes, muy dolorosos" los últimos cinco años.

"De repente me quitaron todo, me quitaron el canal, me quitaron mis compañeros, mi gente", dijo Parejo a la AP, quien desde el cierre ha trabajado intermitentemente en algunas producciones independientes que se graban en el canal.

"Ha sido algo terrible emocionalmente, económicamente, porque hay muchas maneras de matar a un ser humano y una de ellas es quitándole su trabajo. Ha sido muy duro para mí", comentó. "Yo amo a RCTV... espero poderla volver a ver otra vez en el aire", añadió.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7