Temen escalada de violencia contra indígenas en Brasil

La fiscalía brasileña y organizaciones sociales temían este martes nuevas agresiones contra un grupo indígena del estado norteño de Maranhao, que el fin de semana fue atacado por 200 hombres armados para expulsarlos de sus tierras.

Al menos 13 miembros de la tribu Gamela resultaron heridos el domingo en el interior del municipio de Viana, a 220 km de la capital de Maranhao, Sao Luis, según denunciaron organizaciones católicas que trabajan con la causa indígena. Uno de los indígenas fue internado con las manos amputadas, denunciaron.

El Consejo Indigenista Misionero (Cimi) recibió reportes de que "los hacendados se estaban reuniendo nuevamente para (planear) nuevos ataques", advirtió este martes a la AFP Cleber Buzatto, secretario ejecutivo del Cimi.

Buzatto afirma que es el tercer y más violento ataque contra los Gamela, que desde 2015 han decidido ocupar por cuenta propia tierras que, según alegan, les fueron donadas durante la época colonial y de las que fueron expulsados por la expansión del agronegocio en la región desde 1970.

Según relatos que recogió un representante del Cimi en el lugar, unos 120 indígenas gamela ocuparon el viernes uno de estos territorios, pero se aprestaban a abandonarlo el domingo, al saber que hacendados y habitantes de la zona planeaban expulsarlos por la fuerza.

Pero "incluso después de avisar que se estaban retirando, a la propia Policía Militar, que tenía un vehículo en el lugar, fueron atacados" por unos 200 hombres que portaban armas de fuego, puñales y bastones de madera, explicó Buzatto.

Eugenio Aires Pinto, propietario de la tierra ocupada por los indígenas, afirma que no fue un ataque ordenado por los hacendados.

"No fuimos nosotros quienes ordenamos un tiroteo ni nada, quien los expulsó de la tierra fue la comunidad", afirmó en entrevista con la TV Record.

La fiscalía de Maranhao solicitó a las autoridades que refuercen la seguridad y también pidió a la Fundación Nacional del Indígena (Funai), órgano del gobierno responsable por el proceso de reconocimiento de las tierras, que se manifieste sobre las medidas tomadas "frente a la inminencia de un posible nuevo ataque a los indígenas".

Consultada por la AFP, la Funai informó que sus autoridades se encontraban reunidas en Brasilia tratando el asunto y que se manifestaría públicamente después del encuentro.

La Policía Federal aseguró que envió dos equipos de agentes para investigar lo ocurrido junto a las fuerzas locales de seguridad.

Este ataque llega apenas diez días después de que nueve campesinos fueran masacrados en una remota zona rural de Mato Grosso (centro-oeste), en una aparente disputa por tierras.

Según la Comisión Pastoral de la Tierra, 61 personas fueron asesinadas en 2016 en Brasil durante conflictos rurales, la mayoría campesinos asentados o sin tierra, presionados por grandes hacendados para dejar las áreas ocupadas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada