Tensión en Pakistán tras la llegada de tumultuoso líder religioso Qadri

Pakistán se sumió el lunes en un nuevo embrollo político con el retorno al país del tumultuoso líder religioso Tahir ul Qadri que promete llevar a cabo una "revolución pacífica" en el país.

Qadri, conocido por sus manifestaciones contra el gobierno, anunció su regreso a Pakistán con el objetivo de llevar a cabo una "revolución pacífica" y limpiar al país de la corrupción, de la pobreza y la violencia.

Este líder religioso regresó a Pakistán seis días después de mortíferos enfrentamientos entre sus partidarios y la policía, en los que murieron al menos nueve fieles de Qadri.

Además, su llegada hace que aumente la presión sobre Islamabad en momentos en que el ejército dirige una ofensiva contra los talibanes y Al Qaida en la zona tribal de Waziristán del Norte (noroeste).

Varios miles de simpatizantes se habían congregado en el aeropuerto de Islamabad el lunes por la mañana para recibirlo, pero se confrontaron a las autoridades que habían puesto la zona en alerta, desplegando policías en los puntos de entrada y bloqueando las rutas.

Ondeando palos y piedras y al grito de "Viva Tahir ul Qadri" o "Revolución islámica", los partidarios del jefe religioso se enfrentaron a la policía, que en respuesta lanzó gases lacrimógenos. Al menos 70 policías resultaron heridos, según las autoridades.

Las autoridades decidieron entonces desviar su vuelo a Lahore por "motivos de seguridad".

Fundador del partido Movimiento del pueblo de Pakistán (Pakistan Awami Tehreek, PAT), Qadri organizó el año pasado un sit in gigante que paralizó a la capital Islamabad durante varios días.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7