Termina la huelga de trenes en Filadelfia

El servicio de trenes de pasajeros en Filadelfia quedó restablecido el domingo en la mañana, horas después de que los trabajadores volvieran a sus puestos tras una breve huelga que terminó con la intervención del presidente Barack Obama.

Todos los empleados del turno matutino se presentaron a laborar y algunas líneas ferroviarias con salidas muy temprano, como la Línea del Aeropuerto, comenzaron a funcionar poco antes de la 5 de la mañana, dijo Jerri Williams, la portavoz de la Autoridad de Transporte del Sureste de Pennsylvania (SEPTA, por sus siglas en inglés).

Pocas horas después, la compañía dijo en su página de internet que el servicio estaba restablecido. "Se ha reanudado el servicio ferroviario", declaró Williams en un correo electrónico.

La huelga estalló después de que la SEPTA y los sindicatos de ingenieros y electricistas no alcanzaran el viernes un acuerdo para los nuevos contratos. La suspensión de actividades paralizó 13 líneas que transportan a pasajeros de Filadelfia a los suburbios, el aeropuerto internacional y Nueva Jersey.

El sábado, Obama aceptó la petición del gobernador republicano del estado, Tom Corbett, de crear una comisión presidencial de emergencia que mediase en la disputa laboral y los 400 trabajadores sindicados reanudaron sus labores.

Obama ordenó que a partir de las 12:01 del domingo quedara constituida la comisión de tres integrantes y pidió una "resolución rápida y sin sobresaltos".

La anterior huelga regional de trenes, que tuvo lugar en 1983, duró más de tres meses.

El vicepresidente de la Hermandad de Maquinistas y Cobradores Ferroviarios, Stephen Bruno, había anunciado que los miembros de su sindicato comenzaron a acatar la orden de volver al trabajo desde las 12:01 del domingo.

El primer tren en reanudar el servicio salió a las 4:18 de la mañana de Temple Station hacia el aeropuerto internacional de Filadelfia, añadió.

"No hemos tenido un acuerdo durante cinco años; habíamos buscado llegar a este punto y estamos satisfechos de donde nos encontramos ahora", declaró Gallagher.

Los sindicatos y la SEPTA no tienen que reanudar las conversaciones, pero sí participar en el proceso de la comisión, que ordinariamente incluye declaraciones por escrito y audiencias.

Obama dio a la comisión 30 días para que entregue un informe con las recomendaciones para la solución de la disputa.

La usuaria Carolyn Tola y tres amigos pagaron 40 dólares cada uno para viajar en un tren de Amtrak del centro de Nueva Jersey a Filadelfia, en lugar de nueve dólares con SEPTA.

Los trabajadores buscan un incremento de al menos 14,5% durante cinco años, alrededor de 3 puntos porcentuales más que lo que ofrecía la SEPTA.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7