Testigo en caso Posada Carriles sufría problemas mentales

EL PASO, Texas, EU ( AP). Uno de los principales testigos de cargo en el juicio del anticastrista Luis Posada Carriles ha sufrido episodios de esquizofrenia y alucinaciones que lo vuelven poco fiable, dijeron el viernes los abogados del ex agente de la CIA.

La defensa de Posada Carriles trató de desacreditar al informante gubernamental Gilberto Abascal, al referir sus antecedentes médicos al jurado. Abascal es clave para sustentar las acusaciones del gobierno estadounidense contra Posada Carriles, nacido en Cuba.

Los expedientes médicos de la Agencia de Seguridad Social indican que Abascal sufrió " severos síntomas de esquizofrenia" entre el 2002 y agosto del 2004. Los archivos añaden que los síntomas surgieron después de que Abascal se cayó de un inmueble en construcción en el 2000. En el 2004, fue trasladado a una sala de urgencias con alucinaciones.

Posada Carriles, de 82 años, está acusado de mentir durante las audiencias federales de inmigración en El Paso, Texas, sobre su participación en una serie de atentados cometidos en Cuba en 1997. Está implicado en 11 cargos por perjurio, obstrucción de la justicia y fraude en trámites migratorios.

Abascal afirmó que estuvo en la lancha en que Posada Carriles ingresó furtiva e ilegalmente a Estados Unidos por Miami en el 2005, aunque el ex agente de la CIA le dijo a las autoridades de inmigración que había entrado por la frontera de Texas.

En una entrevista con el diario The New York Times, Posada Carriles afirmó que el responsable de una serie de atentados en 1997 con explosivos en hoteles de La Habana, en los cuales murió un turista italiano.

Según los documentos presentados en la audiencia por el abogado defensor Arturo Hernández, los síntomas de Abascal provinieron de la caída desde un piso 14 cuando trabajaba en una obra en construcción en el 2000, y luego acudió con alucinaciones a la sala de emergencias de un hospital de Miami en junio del 2004.

Abascal, de 45 años y nacido en Cuba, pudo controlar los problemas con los medicamentos adecuados, indicaron los expedientes.

En el banquillo de los testigos desde el lunes, Abascal dijo que ocasionalmente sufre de insomnio y depresión, pero sostuvo que no es esquizofrénico. " Desconozco lo que los médicos pusieron" en sus expedientes, aseguró.

Abascal es un elemento central en el caso del gobierno debido a su testimonio de que estaba en un barco camaronero convertido en yate que se dirigió al balneario mexicano de Isla Mujeres, recogió a Posada Carriles y lo llevó a Miami en marzo del 2005.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes