Texas: Absuelven de abuso sexual a director de cárcel juvenil

LUBBOCK, Texas, EU ( AP). El ex director de una prisión juvenil del oeste de Texas que estaba acusado de abusar sexualmente de reclusos en salones de clase, armarios y almacenes fue absuelto el lunes.

El jurado deliberó por cerca de seis horas antes de entregar el veredicto de inocencia sobre los 11 cargos contra John Paul Hernández, quien había testificado que los internos mintieron a los investigadores. El inculpado enfrentaba una sentencia de hasta 20 años de cárcel por las acusaciones más graves del caso: agresión sexual y relación inapropiada entre educador y estudiante.

Hernández estaba acusado de abusar sexualmente de los jóvenes en el 2004 y el 2005 en la Escuela Estatal del Oeste de Texas en Pyote.

" Seis años he esperado oír esas palabras", dijo Hernández. " Ya he sido castigado por seis años y por fin se me ha quitado un peso de encima".

Todos los acusadores de Hernández testificaron en su contra y dijeron que el ex director les habló sobre pornografía y fetiches antes de acariciarlos y hacer sexo oral.

Hernández tomó el estrado para defenderse la semana pasada y negó las acusaciones. El abogado de Hernández, Albert G. Valadez, dijo que los ex internos inventaron las acusaciones para ser liberados de prisión, la cual cerró a mediados del año pasado.

Un ex funcionario de correccionales en la prisión testificó que escuchó a dos internos _uno de ellos un demandante_ cuando hablaban sobre inventar acusaciones de abuso sexual para poder salir.

Valadez dijo al jurado en sus argumentos de cierre que los fiscales no presentaron evidencia física del presunto abuso sexual: ni ADN, ni huellas dactilares, ni fotografías de la escena del crimen, ni testigos.

La fiscal Lisa Tanner dijo a los miembros del jurado que sólo necesitaban dilucidar quién mintió durante el juicio: Hernández o sus cinco acusadores.

Hernández es el segundo ex funcionario de la prisión en ser procesado. Ray Edward Brookins, ex superintendente adjunto de la Comisión Juvenil de Texas, fue sentenciado en abril a 10 años de cárcel.

Las acusaciones de abuso en la prisión y las investigaciones subsecuentes provocaron las renuncias o despidos de varios altos funcionarios responsables de supervisar el sistema de cárceles juveniles del estado y puso de cabeza a la comisión. También derivaron en acusaciones de encubrimiento, reportes que exponen malos servicios médicos, golpizas y una cultura de represalias en contra de los denunciantes. Los legisladores ordenaron una reestructuración del sistema.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes