Tillerson resta importancia a controversia con Trump

El secretario de Estado, Rex Tillerson, esquivó y eludió el domingo las preguntas de si en verdad llamó “idiota” al presidente Donald Trump y señaló que ese revuelo corresponde a las “cosas irrelevantes” de Washington.

Aunque no paran de preguntarle lo mismo, Tillerson reiteró que esas interrogantes persistentes no le obstaculizan su misión como jefe de la diplomacia de Estados Unidos.

El funcionario no se enzarzó en la controversia cuando le preguntaron sobre la declaración de un prominente senador republicano de que “nadie debe castrar públicamente a su secretario de Estado”. “Ya revisé. Estoy totalmente intacto”, afirmó.

Una y otra vez, Tillerson declinó confirmar en una entrevista con un programa noticioso la veracidad de la información de que había utilizado la palabra “idiota” para referirse al comandante en jefe.

Tillerson afirmó que “no exaltaría la pregunta con una respuesta”, al reiterar su contestación de hace días, la mañana de la difusión de la noticia, cuando señaló en una extraordinaria declaración televisiva que respeta a Trump.

“No estoy convirtiendo esto en un juego”, señaló Tillerson el domingo al programa “State of the Union” de la CNN. Cuando le preguntaron lo mismo otra vez, Tillerson respondió: “No estoy jugando”.

Sin embargo, Tillerson ha autorizado a otros hablar por él. Previamente, Tillerson ordenó a la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, que negara rotundamente que él hubiera llamado “idiota” al presidente.

Se desconoce por qué Tillerson se mostró reacio a reiterar lo dicho por su portavoz a nombre de él. Sin embargo, las insistentes preguntas colocan nuevamente los reflectores en la tensa relación entre el secretario de Estado y el presidente.

Tillerson insistió en que la relación es sólida y que la continua atención pública en si Trump lo socava no le ha restado capacidad para desempeñar su cargo.

Mientras todo este drama se desarrolla, Tillerson le resta importancia y lo describe como ruido irrelevante en torno a Washington y que él no comprende por no ser un político convencional.

Tillerson, texano y exdirector general de Exxon Mobil, nunca había trabajado en el gobierno ni en la política antes de su cargo actual.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7