Todavía se desconoce el móvil del atacante de Austin

El atacante que aterrorizó Austin con explosivos mortales durante semanas dejó un video de 25 minutos que grabó en un celular, en el que muestra las diferencias entre las armas que construyó y equivale a una confesión, dijo la policía. Pero el móvil de los ataques sigue siendo un misterio.

Mark Anthony Conditt, quien estaba desempleado y había dejado la universidad, compró los materiales para hacer las bombas en Home Depot, grabó el video horas antes de morir tras detonar uno de sus propios explosivos justo cuando equipos de SWAT estaban por caerle encima. Parecía indicar que el atacante de 23 años sabía que iba a ser detenido, dijo el jefe de la policía de Austin, Brian Manley.

"Es la protesta de un joven con bastantes problemas hablando sobre problemas de su propia vida", dijo Manley sobre la grabación, que las autoridades rehusaron divulgar debido a que la investigación sigue en curso.

Conditt fue rastreado usando videos de vigilancia de tiendas, señales de celulares y relatos de testigos de negocios de paquetería que describieron a un cliente de aspecto extraño que hacía sus compras disfrazado, con una peluca rubia y guantes. La policía finalmente lo encontró el miércoles a primeras horas del día en un hotel en un suburbio del norte de Austin.

Los agentes se alistaban para arrestarlo. Cuando el vehículo SUV del sospechoso comenzó a alejarse del estacionamiento, ellos lo siguieron. Conditt fue a dar a una zanja a un lado de la pista, y agentes del SWAT se le acercaron y le golpearon en la ventana.

Segundos después, el sospechoso detonó una bomba dentro de su auto y la fuerza de la explosión arrojó a los agentes de espaldas, dijo Manley. Uno de sus agentes disparó contra el sospechoso, dijo el jefe. El forense no ha determinado la causa de la muerte del atacante, pero la bomba causó heridas "significativas", dijo.

Agentes del orden no dijeron de inmediato si el sospechoso realizó él solo los cinco ataques en la capital de Texas y el suburbio de San Antonio que dejó dos muertos y cuatro heridos.

Fred Milanowski, del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, dijo que investigadores creen que "la misma persona construyó cada uno de esos dispositivos".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes