Tormenta invernal causa caos en el este de EEUU

FILADELFIA (AP) — Una tormenta de nieve golpeó el martes el tercio oriental de Estados Unidos, obligando a dejar en tierra miles de vuelos, a cerrar las oficinas del gobierno en la capital del país y volviendo un lío el viaje de los trabajadores a sus casas.

La tormenta se extendía unos 1.600 kilómetros (1.000 millas) entre Kentucky y Massachusetts, pero fustigó especialmente al corredor urbano densamente poblado a lo largo de la autopista interestatal 95, entre Filadelfia y Boston, poniendo en peligro a millones de automovilistas que regresaban a sus hogares por la noche.

La Administración Nacional para los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés) dijo que el martes por la tarde cayeron 10 pulgadas (25 centímetros) de nieve en las afueras de Filadelfia, en Drexel Hill, y que en la ciudad de Filadelfia cayeron 15 centímetros (seis pulgadas).

El Servicio Meteorológico Nacional dijo que partes de la ciudad de Nueva York también tenían 15 centímetros de nieve.

La nieve llegó con más fuerza y más rápidamente de lo que muchos esperaban. Los meteorólogos dijeron que en algunos sitios podría caer a un ritmo de dos a cinco centímetros (1 a 2 pulgadas) por hora, con ráfagas de viento de hasta 80 kilómetros por hora (50 mph).

Las autopistas en el área metropolitana de la ciudad de Nueva York estaban abarrotadas y la nieve hizo que los tiempos de traslado en auto se triplicaran o cuadruplicaran.

"Sólo quiero llegar al Bronx", dijo el conductor Peter Neuwens. "¿Por qué no puedo llegar?", lamentó.

En Jersey City, Stanley Gaines, quien vestía sólo una chaqueta delgada y se acurrucaba debajo de un saliente mientras la nieve le caía en la cara, dijo que llevaba varado más de una hora, esperando partir a casa luego de su cita en una clínica de Asuntos para Veteranos de Guerra.

"Estoy esperando lo que sea que pueda conseguir: un taxi, un minibús o un autobús", dijo Gaines, entrecerrando los ojos para tratar de leer el destino de un autobús que se aproximaba en una atmósfera blanca. "No le puse mucha atención al clima esta mañana porque no había nieve en el suelo ¡y ahora esto!", agregó.

En el área de Washington D.C., los estudiantes recibieron el día libre o salieron antes de la escuela y el gobierno federal cerró sus oficinas.

Casi 2.200 vuelos fueron cancelados y miles más demorados el martes, en aeropuertos desde Washington hasta Boston, de acuerdo con el sitio de monitoreo de vuelos Flightaware.com. Cientos de vuelos programados para el miércoles fueron cancelados.

Las escuelas en Pensilvania, Nueva Jersey, Connecticut, Virginia, Virginia Occidental y Kentucky cerraron temprano o directamente cancelaron las clases. Algunos padres optaron por mantener a sus hijos en casa pese a que sus escuelas abrieron, por temor a las malas condiciones en los caminos.

La nevada afectó los actos relacionados con el inicio del segundo mandato del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie. Una fiesta nocturna en Ellis Island fue cancelada por temores de que la nevada hiciese peligroso viajar. Ambas cámaras de la Legislatura de Delaware suspendieron sesiones al acercarse la tormenta.

El Departamento de Transporte de Pensilvania redujo el límite de velocidad en las carreteras y otros caminos importantes, y dijo que ya se había gastado más de la mitad de su presupuesto de 189 millones de dólares para condiciones invernales.

"Las tormentas de esta temporada han significado que equipos del departamento han estado paleando nieve y tratando caminos más frecuentemente", dijo la portavoz de la agencia, Erin Waters-Trasatt.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7