Tormentas de polvo, aguaceros y granizadas azotan el Levante

Tormentas de arena, granizo y lluvias azotaron a partes del Oriente Medio el miércoles, reduciendo la visibilidad en El Cairo donde una nube naranja de polvo bloqueaba el cielo y los peatones se cubrían el rostro de las ráfagas de viento.

Fuertes vientos azotaron con polvo Israel y Cisjordania, al tiempo que granizadas cayeron cerca de Tel Aviv y los meteorólogos dijeron que se esperaba una nevada en Jerusalén.

En El Cairo, los vientos alcanzaron más de 50 kilómetros por hora (30 mph), doblegando palmas a lo largo del Nilo al tiempo que en Libia, lluvias, vientos y temperaturas frías elevaron la demanda de electricidad, causando apagones.

Las tormentas de arena son comunes en la región a finales del invierno e inicios de la primavera y la Comisión Meteorológica de Egipto llamó a ejercer cautela, aunque no recomendó a la gente cambiar sus rutinas diarias.

Fuertes vientos del desierto azotaron Israel, Cisjordania y Gaza, llevando arena y polvo, al tiempo que la nieve caía ya en zonas montañosas de Israel, donde aguaceros y granizadas vararon a automovilistas y cubrieron calles con lodo.

En Gaza, los pescadores regresaron a puerto y atracaron sus embarcaciones para protegerlas del oleaje.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes