Tormentas y aludes de lodo dejan 23 muertos en Haití

PUERTO PRINCIPE (AP). La población del sur de Haití fue azotada el martes de nuevo por las fuertes tormentas iniciadas hace siete días que han causado al menos 23 muertos en inundaciones y aludes, informaron las autoridades.

Las lluvias desbordaron ríos, y numerosas casas fueron anegadas, mientras sus moradores subieron a los techos para salvarse. La tormenta, que se desplaza lentamente, también ha derribado árboles, y los escombros han bloqueado calles en la capital.

Al menos 23 personas murieron y más de una docena resultaron lesionadas, informó Edgar Joseph, vocero del Departamento de Protección Civil de Haití. La mayoría de las muertes ocurrieron en Puerto Príncipe, incluyendo dos fallecimientos reportados el fin de semana, refirió.

En la ciudad de Petionville, sobre una colina al sureste de la capital haitiana, murieron 13 personas, dijo Joseph. Una casa de concreto se derrumbó por la ladera y cayó sobre varias viviendas pequeñas.

Jean Wildor Charutis, de 53 años, dijo que su hermana mayor y una sobrina fallecieron en la casa de concreto que cayó por la ladera. "Hubo tanta lluvia que zarandeó la casa", expresó mientras buscaba sobrevivientes, junto con socorristas del gobierno.

El temporal ha cubierto a una gran parte del Caribe en los últimos días. Se han reportado inundaciones en la vecina República Dominicana, así como en Jamaica, Puerto Rico y en las Islas Vírgenes Estadounidenses. Las autoridades han informado de dos muertes en República Dominicana y una en Jamaica por los aguaceros.

Según funcionarios de la defensa civil en República Dominicana, 25 casas fueron destruidas y más de 8.400 personas fueron desalojadas. Entre los muertos hay un niño de 13 años que, cuando veía el crecimiento de un río cerca de Santo Domingo, se ahogó al ser arrastrado por las aguas.

En Haití, el lunes por la noche, los aguaceros paralizaron durante varias horas la capital, donde las calles se convirtieron en ríos y los escombros se deslizaron por las colinas.

Los automovilistas tuvieron que abandonar sus vehículos. Se escucharon gritos de ayuda de algunas mujeres mientras las corrientes golpeaban los asentamientos supuestamente temporales que se construyeron en Puerto Príncipe tras el poderoso terremoto del año pasado para alojar a decenas de miles de personas.

Los funcionarios expresaron el temor de que la temporada de huracanes, que comenzó oficialmente la semana pasada, exacerbe un brote de cólera que ya ha matado a 5.000 personas.

El jueves pasado, la Cruz Roja anunció la reapertura de un centro para el tratamiento de cólera en la capital haitiana debido a que han aparecido nuevos casos. La organización dijo que un aumento reciente de infecciones de cólera en áreas rurales se propagó a Puerto Príncipe.

El centro de tratamiento se abrió el año pasado cuando la epidemia de cólera afectó por primera vez a Haití, meses después de un devastador terremoto. Fue cerrado en abril cuando los casos parecieron disminuir, pero la Cruz Roja dijo que hubo un repunte agudo de casos y advirtió que las intensas lluvias pronosticadas podrían agravar la situación.

El presidente electo de Haití, Michel Martelly, habló a la televisión nacional poco antes de la medianoche y le pidió calma a la ciudadanía mientras la tormenta aún azotaba la ciudad. "Este mensaje es para decirle a la población que estoy con ustedes", dijo el presidente.

Martelly dijo que la barriada de Cite Soleil se inundó y que varios muros se derrumbaron en las colinas de Puerto Príncipe. El mandatario ordenó a los trabajadores de la construcción del gobierno que se presentaran a trabajar el martes.

Los escombros y el lodo obstruyeron las vías principales el martes, provocando atascos de tránsito en toda la capital.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes