Tráfico y escasez de combustible dificultan éxodo masivo de Florida por Irma

Con el huracán Irma apuntando directamente al sur de Florida, autoridades de Estados Unidos ordenaron este jueves la evacuación de cientos de miles de personas, aunque existe preocupación de que la escasez de gasolina y los embotellamientos de tránsito estén dificultando el éxodo masivo.

En un estado con más de 20 millones de habitantes, el gobernador Rick Scott advirtió a los residentes de ambas costas que se preparen para evacuar antes de la llegada de Irma, que se prevé golpee Florida la noche del sábado.

Expertos esperan que se puedan evitar muchas muertes urgiendo a los residentes a salir de las zonas más peligrosas, en lo que podría ser la evacuación más grande en Estados Unidos después de que el huracán Rita obligara a 3,7 millones de personas a abandonar sus hogares en Texas y Luisiana en 2005.

"Miren el tamaño de esta tormenta. Es enorme. Es más ancha que todo nuestro estado", dijo Scott en conferencia de prensa este jueves, advirtiendo que Irma traerá olas de unos tres metros, capaces de alcanzar los techos de muchas casas.

"Estén preparados para evacuar", advirtió. "No podemos salvarles una vez que haya comenzado la tormenta".

Unas 31.000 personas ya se han ido de los cayos de Florida y decenas de miles en el sureste del estado esperaban órdenes obligatorias de evacuación para este jueves. Unas 150.000 personas en Miami Beach y otras pequeñas islas frente a Miami también deberán irse del lugar.

Otra señal de la creciente alarma por el daño que pueda causar Irma en el sureste de Estados Unidos, es que autoridades del vecino estado de Georgia ordenaron la evacuación obligatoria desde el sábado de la ciudad de Savannah y otras áreas costeras, donde viven más de 300.000 personas.

En Miami Beach, las personas llenaban los maleteros de sus autos con agua y otras provisiones, y compartían información de contacto con sus vecinos mientras se preparaban para emprender viaje.

"He vivido huracanes antes, pero este es enorme", dijo Robert McCleary, un jubilado de 67 años. "Estoy muy preocupado por los indigentes, los más pobres", aseguró.

El presidente Donald Trump expresó este jueves su preocupación por esta tempestad, mientras Irma sembraba devastación en el Caribe en su camino hacia Estados Unidos.

"Estamos muy preocupados, estamos trabajando muy duro", dijo el mandatario sobre la tormenta, que ha dejado en ruinas a paradisíacas islas tropicales.

"Florida está tan bien preparada como es posible para una situación como esta, ahora es solo cuestión de ver qué pasa", dijo Trump.

La única forma de conducir fuera de la península de Florida es hacerlo hacia el norte y los conductores que quieren abandonar Miami se han encontrado con muchas estaciones de gasolina acordonadas con cinta amarilla, en señal de que no tienen combustible.

Filas de autos, a veces de más de una docena, serpenteaban alrededor de las gasolineras aún abiertas. Muchas de esas filas llegaban a vías principales y causaban embotellamientos.

"La gente se está desesperando", dijo Yasmine Herrera, una peluquera que trabaja en el sur de Miami.

La mujer dijo a la AFP que ha escuchado rumores de peleas fuera de las estaciones de servicio y que vivió un episodio de tensión cuando dos autos la bloquearon cuando cargaba gasolina, pues ambos conductores querían llenar su tanque después de ella y se negaron por un rato a dejarla salir.

El gobernador reconoció "episodios" relacionados con la gasolina y dijo que pidió a la Casa Blanca y a la Agencia de Gestión de Emergencias (FEMA), facilitar la llegada de la mayor cantidad posible de combustible.

También pidió que agentes escolten los camiones de gasolina.

El tráfico se ha comenzado a poner pesado en las carreteras principales, mientras los vehículos que se dirigen al norte congestionan las principales ciudades, incluidas Miami, Fort Myers y Sarasota.

Ancianos, internados en pequeños hospitales o habitantes de casas rodantes estuvieron entre los primeros en ser evacuados.

En el condado de Miami-Dade, donde viven unas 2,7 millones de personas, aquellos ubicados en zonas costeras cerca del Atlántico fueron obligados a evacuar.

"Váyanse ahora. Las carreteras se van a poner peor mientras más esperen", dijo Scott, pidiendo a los conductores usar aplicaciones móviles para buscar estaciones de gasolina abiertas y revisar las condiciones del tráfico.

La policía de carreteras y la Guardia Nacional harán todo lo posible para mantener la movilidad en las carreteras, incluso permitiendo el tráfico por los costados de las vías de ser necesario, según el gobernador.

Scott también dijo que el gigante de generación eléctrica Florida Power and Light (FPL) tendrá que cerrar su planta generadora en "algún momento".

Esa compañía eléctrica señaló en un correo electrónico a sus clientes que debido al tamaño y fuerza de Irma se pueden producir "extensos cortes de luz".

"Nos estamos preparando para la posibilidad de tener que reconstruir nuestra infraestructura eléctrica en las zonas que sean más golpeadas", advirtió la FPL.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7