Trasladan a su casa a la detenida diputada argentina de Parlasur Milagro Sala

La diputada del Parlasur y dirigente social kirchnerista Milagro Sala fue trasladada a su casa de San Salvador de Jujuy (norte) para continuar allí su prisión preventiva y, en conversación con Efe, dijo que la decisión le da "un poco de aire" después de haber estado "muy aislada".

La líder argentina, quien se encuentra detenida desde 2016 por varias causas pendientes de juicio, llevará una pulsera electrónica que la monitorizará y afirmó que está "ansiosa" por haber regresado a su domicilio, algo que en su momento fue dispuesto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación y por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) y que un Tribunal jujeño hizo ahora efectivo.

"No puedo creer que esté en mi casa después de dos años y once meses y realmente estoy muy nerviosa por volverme a reencontrar con muchos seres queridos después de haber estado muy aislada y muy lejos", recalcó la líder de la organización política y social Tupac Amaru.

Sala apuntó hacia el gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales (Unión Cívica Radical), como jefe de un Gobierno que dice "a quién tienen que encarcelar".

"El Gobierno de la provincia es el que hace y deshace a su antojo, lamentablemente eso viene pasando desde que asumió el Gobierno de Gerardo Morales", sostuvo.

Asimismo, desde el Comité por la Liberación de Milagro Sala agregaron que la nueva decisión judicial no contempla las "arbitrarias restricciones" que dispuso un juez argentino en una anterior ocasión en la que estuvo en prisión domiciliaria, que implicaba medidas de vigilancia de las que ella se quejó.

Tras su traslado a la casa donde vivió la mayor parte de su vida, Sala se mostró convencida de que en 2019 habrá un cambio político en Argentina, que afronta elecciones presidenciales en el último trimestre del año próximo.

"El año que viene vamos a recuperar nuestra patria, vamos a seguir luchando por la libertad", aseveró Sala.

La diputada del Parlasur criticó la cantidad de procesos que la Justicia argentina abrió en poco tiempo contra ella, que cifró en 17 "en menos de dos años".

El pasado jueves, la política indígena fue absuelta de una causa en la que estaba imputada por supuestamente acordar con un sicario el intento de asesinato de otra persona, en un caso conocido como "La balacera de Azopardo", que tuvo lugar en Jujuy en 2007.

"Uno venía diciendo que no tenía nada que ver con esa causa que me armaron. Nunca estuve ahí", insistió Sala, quien confesó que los eventos que han sucedido entre el jueves y hoy han hecho que se sienta "un poquito más tranquila".

"Hoy puedo decir que tengo un poco de aire", añadió.

La diputada del Parlamento de Mercosur por el kirchnerista Frente para la Victoria entró en prisión en enero de 2016, cuando la Justicia de Jujuy ordenó detenerla por presunta instigación al tumulto durante una protesta contra el gobernador Gerardo Morales.

El caso despertó la preocupación de la comunidad internacional por la manera en la que la dirigente social fue apresada e incluso el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas pidió en su día al Estado argentino que la liberase.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes