Trece personas murieron en accidente de helicóptero de ministro mexicano

Un potente sismo de 7,2 grados de magnitud sacudió el viernes el centro y sur de México sin causar grandes daños pero la caída de un helicóptero que transportaba a un ministro a la zona del temblor dejó 13 muertos en tierra, entre ellos tres niños.

El ministro de Gobernación (Interior) Alfonso Navarrete y quienes lo acompañaban en la aeronave resultaron ilesos, pero el aparato se desplomó sobre un vehículo y sobre personal que lo esperaba en tierra, dejando 13 muertos y 15 heridos, informó este sábado la fiscalía de Oaxaca, estado donde se produjo el siniestro.

"Se han levantado los cuerpos de 12 personas: 5 mujeres, 4 hombres, 2 niñas y 1 niño. Otra persona ha muerto en el Hospital de Jamiltepec" y otras 15 resultaron heridas, precisó la fiscalía en un comunicado.

Navarrete, el gobernador de Oaxaca Alejandro Murat y otros funcionarios habían viajado a la zona de Pinotepa en una misión de reconocimiento de eventuales daños provocados por el sismo.

A escasos 40 metros de aterrizar, el piloto de la aeronave perdió el control y el aparato se desplomó quedando en tierra sobre uno de sus lados, relató Navarrete a la cadena Televisa la noche del viernes.

El helicóptero aplastó a un vehículo que se encontraba en tierra.

El terremoto revivió temores y provocó angustia entre sus habitantes, cinco meses después de que otro sismo dejara casi 400 muertos y graves daños la mayoría en la capital.

El Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS) y el Servicio Sismológico Nacional situaron la magnitud del movimiento telúrico en 7,2.

El USGS ubicó el epicentro a 37 km de Pinotepa de Don Luis, Oaxaca, a una profundidad de 24,6 km, mientras que el instituto mexicano lo situó a 11 km de la misma comunidad y a una profundidad de 12 km.

Ante la magnitud del movimiento, se instaló el Comité Nacional de Emergencias para hacer una revisión minuciosa de eventuales daños, tuiteó por su parte el presidente de México Enrique Peña Nieto.

"Hasta el momento, el Comité Nacional de Emergencias no tiene reporte de personas fallecidas por el sismo", tuiteó el mandatario.

En Ciudad de México, en tanto, el sismo provocó entre sus habitantes crisis de nervios, ante el vivo recuerdo del terremoto de septiembre pasado.

Cientos de personas abandonaron edificios y los hospitales evacuaron a los enfermos hacia explanadas o en medio de las avenidas de la zona céntrica de la capital para guarecerse, según testigos de AFP.

Parada en medio de una avenida de la colonia Roma y sin quitar la vista de su departamento ubicado en un quinto piso, Graciela Escalante, de 72 años, apenas podía hablar.

"Estuvo terriblemente fuerte. Apenas si pudimos bajar, fueron las escaleras más largas del mundo, pero pudimos salir antes de que la tierra se empezara a sacudir... creímos que se caería todo otra vez", dijo sin soltar la mano de su hija.

El portal de noticias Animal Político difundió un video de un habitante de Condesa que aseguró que se cayó la fachada de un edificio. En las imágenes se observa polvo y gente corriendo.

Sánchez, el vocero de presidencia, confirmó ese derrumbe marginal.

La Universidad Nacional Autónoma de México, la más importante del país, suspendió clases y actividades en Ciudad de México, zonas conurbanas y el vecino estado de Morelos para hacer inspecciones de seguridad.

Los servicios de luz no fueron interrumpidos más que en algunas zonas del oriente de la capital mexicana.

Tras la alerta sísmica se activaron todos los protocolos y se estableció comunicación con los estados en los que se sintió el sismo, indicó el ministro de Gobernación (Interior) a través de su cuenta de Twitter.

Casi una hora después del sismo de 7,2, se habían producido varias réplicas, la más fuerte fue de 5,8.

El sismo se sintió con fuerte intensidad en Acapulco, Guerrero, donde los turistas desalojaron momentáneamente los hoteles. También sacudió el estado de Puebla.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes