Trece muertos en operación policial en favelas de céntrico barrio de Rio

Una operación policial en Rio de Janeiro dejó al menos 13 muertos este viernes en favelas cercanas al céntrico barrio de Santa Teresa, informaron las autoridades.

"Entraron en el Hospital Municipal Souza Aguiar 14 baleados, 13 de ellos muertos y uno en estado grave", informó la Secretaría Municipal de Salud en una nota enviada a la AFP.

La Policía Militar (PM) indicó poco antes en Twitter que la intervención "dejó 12 criminales baleados" en las favelas de Fallet, Fogueteiro y Coroa, todas cercanas al turístico barrio de Santa Teresa, situado en una colina que ofrece una visión panorámica de Rio.

Desde la madrugada del viernes, los agentes realizaban operaciones en varias comunidades del centro de la ciudad debido a "tiroteos en la zona provocados por la disputa entre grupos criminales", según informó en un comunicado la PM, un cuerpo policial que depende de la autoridad de cada estado.

En el morro de Fallet, los agentes "fueron recibidos con disparos y hubo un enfrentamiento, tras el cual al menos diez delincuentes fueron encontrados heridos en las calles de la comunidad y trasladados al hospital Souza Aguiar", agregó el informe.

La operación en la cercana comunidad de Morro dos Prazeres se saldó con otros dos sospechosos heridos, de acuerdo al primer comunicado de la policía, que no reportaba fallecidos.

En las intervenciones, los agentes se incautaron de tres fusiles de asalto, 12 pistolas y seis granadas, además de dos radiocomunicadores.

Un video publicado en la página del periódico O Dia muestra a varios policías cargando cuerpos en la parte trasera de un vehículo.

"No pararemos. Cuenta con la #PoliciaMilitar", dice el organismo al final de un tuit en el que informa de lo acontecido.

Las favelas, los barrios populares donde vive casi un cuarto de los seis millones de habitantes de Rio, son frecuentemente escenario de tiroteos que se desatan durante las operaciones policiales contra el narcotráfico o por enfrentamientos entre bandas rivales.

Según la prensa local, una guerra entre facciones de los morros de Coroa y Fallet por el dominio del tráfico se habría recrudecido desde el miércoles.

Segundo estado más rico y tercero más poblado del país, Rio de Janeiro es víctima de una fuerte ola de criminalidad que se agravó en cuanto se apagaron los focos de los Juegos Olímpicos de 2016.

Brasil registró el año pasado un récord de 63.800 muertes violentas, 30,8 por cada 100.000 habitantes, aunque en Rio la tasa es de 40,4/100.000, según la ONG Foro de Seguridad Pública.

Además de la letalidad de la delincuencia, organismos de derechos humanos denuncian el uso en ocasiones desmedido de la fuerza por parte de los agentes, especialmente en las favelas. En 2017, 1.127 personas fallecieron durante las intervenciones policiales en el estado de Rio, según el último informe del organismo. Ese mismo año, 104 agentes fueron asesinados, la mayoría fuera de servicio.

Brasil es uno de los países más violentos del mundo, con poderosas bandas armadas como el Primer Comando de la Capital (PCC), que tiene su base en Sao Paulo, o el Comando Vermelho (CV) de Rio, aliados a grupos regionales que se disputan el control del tráfico de drogas, con periódicos y sangrientos ajustes de cuentas en las cárceles.

La criminalidad es consecuentemente uno de los temas que más preocupan a los brasileños, que optaron en las elecciones de octubre por candidatos con un discurso favorable a la mano dura contra la delincuencia, como el nuevo presidente Jair Bolsonaro o el nuevo gobernador de Rio, Wilson Witzel.

Bolsonaro emitió el mes pasado un decreto que autoriza la tenencia de armas y la bancada de la seguridad en el Congreso quiere autorizar también su porte en una cuestionada estrategia para reducir la criminalidad.

Cada día parece poner a prueba la capacidad de espanto de los habitantes de Rio. El miércoles, una tormenta dejó al menos seis muertos; este viernes, un incendio se cobró diez vidas en el centro de formación de jóvenes futbolistas de Flamengo y pocas horas después, trece personas murieron en estos enfrentamientos en pleno centro de la ciudad.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes