Tregua entre pandillas no forma parte de política de seguridad en El Salvador

La "tregua" entre pandillas no forma parte de la política de Seguridad del nuevo Gobierno del presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, aunque si esos grupos llegan a un acuerdo entre sí para disminuir la violencia tampoco se les va interferir, señaló hoy una fuente oficial.

La Administración anterior del presidente Mauricio Funes, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), como Sánchez Cerén, fue "facilitador" del armisticio que inició en marzo de 2012, y aunque durante su primer año hizo bajar los homicidios, éstos han aumentado en los últimos meses.

"El concepto 'tregua' no está dentro de nuestra política", indicó este martes el ministro salvadoreño de Justicia y Seguridad, Benito Lara, en una conferencia de prensa, tras participar en el traspaso de mando del nuevo director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde.

Sin embargo, si las "organizaciones pandilleras (...) llegan a un acuerdo entre ellos, pues bueno tampoco vamos interferirles, pero eso no quiere decir que vamos a poner nosotros nuestra política en función de esos acuerdos", agregó Lara.

La nueva política de seguridad "es clara", ya que "vamos a desarrollar todo lo que esté en nuestro alcance para combatir lo que son las extorsiones, los homicidios y otro tipo de delitos que nos aquejan", indicó el ministro sin dar más detalles.

Durante el mandato de Funes se inició el armisticio (9 marzo de 2012) que durante su primer año de implementación logró disminuir el promedio diario de homicidios de alrededor de 14 a unos cinco, aunque actualmente se ha incrementado a 10, según la Policía.

Funes siempre argumentó en reiteradas ocasiones que su Gobierno nunca negoció con las pandillas y que sólo actúo como "facilitador".

Sin embargo, la Fiscalía confirmó en enero de este año la autenticidad de unas grabaciones, presentadas a la prensa por políticos opositores, en las que supuestamente funcionarios y exfuncionarios gubernamentales confirmaron pagos por la "tregua" entre las "maras" (pandillas).

Funes aseguró en los últimos días de su mandato, que terminó el pasado 31 de mayo, que la "tregua" había fracasado, no obstante, uno de los mediadores, Raúl Mijango, dijo la semana pasada a Efe que el proceso "sigue vivito y coleando" y que espera que el nuevo Gobierno les facilite su trabajo como mediadores a él y al obispo castrense, Fabio Colindres.

El presidente Sánchez Cerén reafirmó este martes que no dará tregua al crimen organizado y la violencia que afecta a El Salvador, por lo que utilizará toda la fuerza del Estado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7