Tribunal italiano confirma arresto de Valter Lavitola

ROMA ( AFP). El tribunal de la libertad de Nápoles (sur de Italia) confirmó este sábado la legitimidad de la orden de detención para el exdirector del diario italiano Avanti y empresario Valter Lavitola, acusado de sobornar al exjefe de gobierno Silvio Berlusconi y al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, indicaron fuentes judiciales.

Lavitola fue detenido el pasado 16 de abril tras desembarcar de un vuelo procedente de Argentina luego de seis meses prófugo en América Latina por orden de la fiscalía de Nápoles.

El empresario es acusado de corrupción y soborno al exprimer ministro Silvio Berlusconi y al presidente de Panamá para obtener millonarios contratos, según un resumen de la indagatoria publicada por la prensa italiana.

El tribunal de la libertad considera que Lavitola tiene "enorme disponibilidad de dinero y una red de contactos en el exterior", confirmando así que la justicia italiana deberá establecer si el empresario manejaba esas sumas de dinero para fines ilícitos o no.

El empresario italiano negó ante los fiscales que lo interrogaron a finales de abril haber pagado sobornos al presidente de Panamá, Martinelli.

El controvertido periodista y empresario italiano solía presentarse como "intermediario" del presidente y de autoridades de Panamá para realizar negociaciones en ese país, entre ellas una fallida para la construcción de cárceles modulares.

El empresario además se presentaba como un colaborador cercano de Berlusconi, al que acompañó en su viaje oficial a Panamá a mediados del 2010 y se empeñaba para que Italia obtuviera importantes contratos internacionales.

La decisión del tribunal de la libertad fue tomada tras dos horas de audiencia.

Lavitola está acusado asimismo de haber organizado con su colega Giampaolo Tarantino una red de prostitutas de lujo para participar en las controvertidas fiestas privadas de Berlusconi.

También del " uso indebido" de unos 20 millones de euros de financiación pública para el diario L'Avanti.

Según la acusación, los dos empresarios aspiraban inicialmente a obtener contactos para millonarios negocios en el exterior a través de Berlusconi y lograr licitaciones gracias a una "red compleja de corrupción" de funcionarios públicos y empresarios privados panameños.

Tras estallar el escándalo de las fiestas privadas de Berlusconi por la presencia de una menor de edad, los dos hombres de negocios terminaron por pedir unos 800.000 euros al líder político para guardar silencio, según fragmentos de la indagatoria.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7