Tripulación de EU recupera control de barco secuestrado

NAIROBI (AP). La tripulación estadounidense de un carguero retomó ayer miércoles el control de su barco tomado por piratas somalíes e hizo que se retiraran en un bote salvavidas pero el capitán del carguero continuaba como rehén.

Un buque de guerra estadounidense y otras seis naves más se dirigían a toda velocidad hacia el carguero mientras que los integrantes de la tripulación negociaban con los piratas la liberación del capitán, que se encontraba en el bote salvavidas.

Los detalles del dramáticos día surgieron a cuentagotas a medida que se lograba establecer contacto con la tripulación con un teléfono satelital, con lo que el mundo tuvo una imagen breve sobre la maniobra.

Un marinero que habló con The Associated Press dijo que los 20 integrantes de la tripulación fueron tomados como rehenes pero que lograron atrapar a un pirata y entonces negociaron su propia liberación. El hombre no se identificó durante la conversación corta.

El hecho ocurrió a cientos de kilómetros (millas) de la costa de Somalia, un país sumido en la anarquía. El presidente Barack Obama se mantenía al tanto de la situación, indicó el consejero de política exterior Denis McDonough.

El carguero Maersk Alabama es el sexto barco capturado en una semana. Desde enero los piratas han realizado 66 ataques y aún tienen como rehenes a 14 barcos y 260 tripulantes, según la Oficina Marítima Internacional, un grupo de vigilancia con sede en Kuala Lumpur.

La costa de Somalia, de 3.057 kilómetros (1.900 millas), rodea una de las zonas marítimas más transitadas y es un paraíso para las bandas de piratas. Los piratas utilizan sistemas GPS y teléfonos satelitales para coordinar los ataques en botes pequeños de gran velocidad que reciben suministros de una "nave nodriza".

Emplean granadas de propulsión, cohetes anti tanques y armas automáticas para capturar a los grandes barcos de movimiento lento, como el Maersk Alabama, que transportaba ayuda del programa USAID y otras organizaciones humanitarias para las población en Uganda y Somalia.

Según los reportes de la tripulación los piratas hundieron su bote cuando abordaron el barco y el capitán les habló sobre marcharse en un bote salvavidas. Los marineros lograron tomar como rehén a uno de los piratas por 12 horas. Lo devolvieron en un intento de intercambio por el capitán, pero los piratas se negaron al acuerdo.

"Los piratas somalíes tienen a un integrante de la tripulación en nuestro bote salvavidas y tratamos de recuperar a nuestro compañero", dijo a The Associated Press Colin Wright, el tercero de abordo en el barco.

El director general de Maersk Line Limited, John F. Reinhart, dijo que su compañía recibió una llamada en la que les informaron que los tripulantes estaban bien, pero la llamada se cortó y no pudieron hacer otras preguntas.

Se desconocía cómo los marineros desarmados lograron dominar a los piratas.

Andrea Phillips, la esposa del capitán Richard Phillips de Vermont., dijo que su esposo había navegado por esas aguas "por un tiempo considerable" y que un secuestro quizá era "inevitable".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes