Tropas sirias rodean pueblo en un asediado enclave rebelde

Fuerzas del gobierno sirio cortaron el acceso a una localidad a las afueras de la capital, Damasco, desde un enclave circundante controlado por los rebeldes, dejando a 20.000 residentes aislados y sin acceso a ayuda, dijeron el miércoles las autoridades locales.

Los residentes han pasado largos periodos de tiempo en refugios subterráneos en medio de intensos bombardeos, explicó un miembro del consejo local de Harasta. Las tropas de Damasco tomaron cementerios locales, obligando a los vecinos a enterrar a sus muertos en otra parte, agregó la fuente, que habló bajo condición de anonimato por preocupaciones de seguridad.

Harasta está en Ghouta oriental, una región rebelde que lleva semanas sometida a un duro asedio y a bombardeos diarios. Más de 1.100 civiles perdieron la vida desde el inicio de la ofensiva en febrero, dijeron activistas de la oposición.

Las fuerzas del gobierno dividieron recientemente en dos el enclave y separaron las localidades de Douma y Harasta.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes