Trump y Turnbull se elogian el uno al otro por inmigración

El presidente Donald Trump y el primer ministro australiano Malcolm Turnbull exhibieron el viernes su "compañerismo" en la Casa Blanca al elogiar mutuamente sus enfoques en torno a la inmigración y los impuestos.

Las relaciones entre Trump y Turnbull comenzaron mal hace un año, pero nada de eso fue evidente mientras se preparaban para aceptar preguntas de los periodistas en el Salón Este después de una tarde de conversaciones, incluido un amplio diálogo sobre el empleo.

Trump felicitó a Turnbull por "tus reformas migratorias y por el compromiso de Australia a recibir inmigrantes con base en sus méritos".

"¿Están escuchando eso mis amigos del Congreso? Con base en sus méritos", afirmó Trump.

El mandatario ha estado argumentando en favor de cambios al sistema migratorio estadounidense para que esté más centrado en los méritos y las habilidades que los inmigrantes puedan contribuir a Estados Unidos, y menos enfocado en las relaciones familiares. Pero las exigencias migratorias de Trump no son del agrado de los legisladores, principalmente de los demócratas.

"También queremos tener una inmigración basada en los méritos", dijo Trump, y agregó que un sistema así "realmente protege los intereses de Australia y su gente".

"Es como hay que hacerlo. Y ustedes han tenido mucho éxito con esto", agregó el presidente. "Aquí estamos trabajando muy duro para hacer lo mismo. En ese sentido, esperamos emular su ejemplo".

Cuando le tocó el turno de hablar, Turnbull retribuyó el favor al elogiar la decisión de Trump de recortar los impuestos, calificándola de "uno de los argumentos más fuertes" que él está usando para persuadir a los legisladores a que recorten la carga fiscal de los negocios en Australia.

Trump promulgó en diciembre la ley de recorte fiscal de 1.500 billones de dólares, la cual reduce significativamente los impuestos para las empresas y los ricos a la vez que ofrece recortes más modestos a la clase media. Trump y sus asesores económicos argumentan que los trabajadores se beneficiarán de los recortes de impuestos a las compañías, luego de que la carga fiscal descendió del 35% al 21%, e indicó que eso conllevará a una mayor inversión en Estados Unidos y en esas empresas, y en la creación de más puestos de trabajo con buenos salarios.

Turnbull, quien llegó acompañado de la delegación política y empresarial australiana más grande que haya visitado Estados Unidos, dijo que él y Trump pasaron mucho tiempo hablando sobre el empleo. Agregó que las reformas económicas del mandatario estadounidense son "uno de los argumentos más poderosos que estamos usando para persuadir a nuestra legislatura a que reduzca los impuestos a las empresas".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7