Trump se reúne con inquietos líderes de la OTAN y la UE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visita el jueves una ciudad que calificó de “infierno” para reunirse con los líderes de una alianza que amenazó con abandonar y dirigirse a un continente que sigue afectado por su elección y nervioso por su apoyo.

El jueves por la mañana, Trump visitó la sede de la Union Europea en Bruselas para participar en un encuentro con sus líderes. El republicano pidió públicamente la disolución del ente cuando Gran Bretaña votó para salir del bloque el pasado verano.

Más tarde en el día, está previsto que Trump asista a su primera cumbre de la OTAN, una alianza forjada hace décadas que es una pieza clave de la seguridad en Occidente pero que se ha visto sacudida por el recelo del mandatario a cumplir sus compromisos. El dirigente amenazó con retirarse del pacto porque cree que otros países miembro no pagan una cuota justa. Por el momento también se ha negado a comprometerse con el Artículo 5, por el que cada nación socia se compromete a defender a las demás.

Pero las capitales europeas sacudidas por la indecisión de Trump podrían encontrar pronto cierta seguridad. El presidente estadounidense cambió recientemente de postura y alabó la necesidad de la OTAN, mientras el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo el miércoles que “por supuesto” Washington respalda el Artículo 5, aunque el republicano sigue queriendo que otros países cumplan su obligación de destinar el 2% de su Producto Interno Bruto en defensa.

"Creo que se puede esperar que el presidente sea muy duro con ellos, diciendo: 'Miren a Estados Unidos gastando el 4%. Estamos haciendo mucho'", declaró Tillerson a reporteros a bordo del Air Force One. El secretario de Estado dijo además que la OTAN daría “un paso muy importante” a entrar en la coalición internacional que lucha contra el grupo EI.

El secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, anunció el jueves que la OTAN entrará en la coalición aunque no participará en operaciones de combate.

Las 28 naciones que conforman la OTAN, a las que pronto se unirá Montenegro, renovarán la vieja promesa de avanzar hacia el objetivo de destinar un 2% de su Producto Interno Bruto a defensa para 2024. Solo cinco miembros cumplen el objetivo a día de hoy: Gran Bretaña, Estonia, la endeudada Grecia, Polonia y Estados Unidos, que gasta más en este campo que todos los demás miembros juntos.

Muchos son escépticos sobre esta cifra, que no tiene en cuenta la efectividad del gasto militar donde más se necesita. Para avanzar en su compromiso, los aliados accederán a preparar planes de acción para finales de año para intentar llegar al 2% en los próximos siete años y mostrar cómo se usará ese dinero.

Los líderes europeos están especialmente nerviosos por las reticencias de Trump sobre la OTAN ante las renovadas agresiones de Rusia, que en 2014 se anexionó la península de Crimea, antes controlada por Ucrania, y habría interferido en las elecciones presidenciales estadounidenses el año pasado, según funcionarios de inteligencia.

Durante su estancia en Bélgica, Trump inaugurará un monumento de recuerdo a los ataques del 11 de septiembre de 2001, la primera y única vez que la OTAN activó la cláusula de defensa colectiva, el Artículo 5. Además ofrecerá un discurso en la flamante nueva sede de la alianza, valorada en 1.200 millones de dólares.

Trump mantendrá también varios encuentros con líderes de la Unión Europea. Durante la comida se verá con el recién elegido presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien ha sido muy crítico con el republicano.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada