Trump minimiza contradicciones con designados al gabinete

El presidente electo Donald Trump restó importancia el viernes a las contradicciones con sus designados al gabinete, que salieron a la luz en estos días durante las audiencias de confirmación en el Senado.

"Todos mis designados al gabinete lucen bien y hacen un gran trabajo. Quiero que sean auténticos y expresen sus propios pensamientos, no los míos", tuiteó Trump en la madrugada.

Los miembros del futuro gobierno se han distanciado del presidente electo en una serie de asuntos como Rusia, la tortura o la inmigración musulmana.

En parte por eso han recibido un trato generalmente cordial por parte de los senadores demócratas, quienes dicen que los designados al gabinete les resultan más aceptables que el futuro presidente.

"A medida que conozco a los miembros del gabinete, estoy desconcertado porque muchos de ellos me parecen razonables", dijo el senador Dick Durbin, segundo en la jerarquía demócrata en el Senado. "Mucho más razonables que su presidente", agregó.

El senador Jeff Sessions, designado secretario de Justicia, dijo que se opone a vedar la inmigración musulmana, a diferencia de Trump, que propuso esa veda durante la campaña electoral.

El candidato a secretario de Estado, Rex Tillerson, reafirmó el compromiso estadounidense con la OTAN y se mostró relativamente intransigente con respecto a Rusia, aunque irritó al senador Marco Rubio al negarse a calificar a Vladimir Putin de "criminal de guerra".

El escogido para director de la CIA, Mike Pompeo, se declaró opositor de la tortura e insinuó que rechazaría una orden en ese sentido de parte de Trump, aunque añadió que no imaginaba que el futuro presidente daría semejante orden. Durante la campaña, Trump insinuó que aplicaría el llamado "submarino" —o "ahogamiento simulado"— y otras formas de tortura.

La designación de Tillerson está en duda debido a las objeciones de Rubio y otros, pero las de Pompeo, el general retirado James Mattis en Defensa y el general retirado John Kelly en Seguridad Nacional se dan por aseguradas.

Sessions no fue confirmado hace tres décadas cuando lo designaron juez federal. Esta vez es senador y sus colegas generalmente lo trataron con cordialidad, aunque los demócratas evocaron los problemas de racismo que bloquearon su designación anterior.

Todavía hay cabida para el drama, como en el caso de la confirmación de Steven Mnuchin, de la banca Goldman Sachs, como secretario del Tesoro. También restan las audiencias de Tom Price como secretario de Salud; Scott Pruitt, un conocido negador del cambio climático, para la Agencia de Protección Ambiental y Andrew Puzder para el Departamento del Trabajo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7