Trump gana popularidad al poner en duda ciudadanía de Obama

WASHINGTON (AP). El desenvuelto y acaudalado Donald Trump _que ha experimentado pronunciados altibajos financieros, posee casinos y se ha casado tres veces_ ha ascendido al primer plano entre los posibles candidatos republicanos que aspiran a competir con Barack Obama por la presidencia el año próximo.

Antecedentes como el suyo ordinariamente lo marginarían de competir por el mayor cargo nacional, pero el magnate de bienes raíces y la televisión ha aprovechado su celebridad para distinguirse dentro de una nómina nutrida pero sin favoritos evidentes. En estos días se está asegurando un lugar en el candelero aferrándose a afirmaciones desacreditadas de que Obama, cuyo padre era de Kenia, nació fuera de Estados Unidos.

Independientemente de la riqueza de Trump y los resultados de las encuestas, la mayoría de los analistas políticos consideran que está muy lejos de poder asegurarse la candidatura republicana y sin oportunidad alguna de vencer a Obama en noviembre del 2012.

Los comentaristas a ambos lados del espectro político se preguntan si Trump, que ha cobrado mayor notoriedad en los últimos años con su programa televisivo "El aprendiz", sólo apela a un recurso publicitario.

Karl Rove, arquitecto de las dos victorias presidenciales de George W. Bush, ha calificado a Trump de "candidato en broma".

Sea como fuere, algunas encuestas muestran que Trump le hace sombra al supuesto candidato republicano principal, Mitt Romney, ex gobernador de Massachusetts y también exitoso empresario. Trump no ha anunciado su candidatura, mientras que Romney ya ha dado el primer paso oficial para hacerlo.

Trump se ha proyectado como un candidato ultraconservador, revirtiendo algunas políticas que alguna vez abrazó. Ahora promete declarar ilegal el aborto, se opone al casamiento homosexual y al control de armas de fuego. Apoya la revocación de las reformas de Obama al plan nacional de salud promulgadas el año pasado. Desea reducir la ayuda al exterior, critica enérgicamente el comercio y las políticas monetarias de China, y desea poner fin a las guerras en Irak y Afganistán.

Pero ha ganado su mayor impulso político adhiriéndose al movimiento, iniciado por la extrema derecha, que afirma que Obama nació fuera de Estados Unidos, pese a la difusión del acta de nacimiento oficial en Hawai y otras pruebas. La Constitución requiere que los candidatos presidenciales sean nacidos en Estados Unidos.

La afirmación falsa sobre el lugar de nacimiento de Obama tiene muchos seguidores. Una encuesta del New York Times y CBS dice que el 25% de los estadounidenses creen erróneamente que Obama no nació en Estados Unidos. Entre todos los republicanos y entre los adherentes al "Tea Party", esa cifra aumenta al 45%, según la encuesta.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes