Trump dice que las pruebas de misiles de Pionyang no violan su pacto con Kim

El presidente de EE.UU., Donald Trump, restó importancia a las nuevas pruebas de misiles de Corea del Norte y aseguró que esos lanzamientos no infringen el acuerdo que alcanzó en Singapur con el líder norcoreano, Kim Jong-un, aunque admitió que violan las resoluciones de las Naciones Unidas.

"Kim Jong-un y Corea del Norte probaron tres misiles de corto alcance en los últimos días. Esos misiles no son una violación del acuerdo firmado en Singapur, ya que no hubo una discusión sobre los misiles de corto alcance cuando nos estrechamos la mano. Puede que sean una violación de la ONU", dijo Trump en Twitter.

En junio de 2018, en Singapur, en la primera reunión de la historia entre un líder de Estados Unidos y otro de Corea del Norte, Trump y Kim firmaron una declaración conjunta en la que se comprometieron a "trabajar para la completa desnuclearización de la península".

Entretanto, durante años, EE.UU. ha impulsado varias resoluciones en el Consejo de Seguridad de la ONU para condenar el lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte.

Omitiendo esa realidad, en Twitter, Trump quitó importancia a los lanzamientos y elogió la "hermosa visión" que Kim tiene para su país y le recordó que tiene "mucho" que ganar si colabora con EE.UU.

"El líder Kim no quiere decepcionarme con una violación de confianza, hay mucho que Corea del Norte pueda ganar. Su potencial como país, bajo el liderazgo de Kim Jong-u, es ilimitado", aseveró.

"Puede -añadió- que esté equivocado, pero creo que Kim tiene una gran y hermosa visión para su país, y solo EE.UU., conmigo como presidente, puede hacer que esa visión se convierta en una realidad. Él hará lo correcto porque es demasiado inteligente para no hacerlo, no quiere decepcionar a su amigo, ¡el presidente Trump!".

Este viernes, Corea del Norte lanzó desde su costa oriental dos misiles de corto alcance, en lo que supone su tercer test de este tipo en ocho días.

Kim supervisó personalmente las dos rondas anteriores de lanzamientos, según los medios estatales norcoreanos.

Esta sucesión de exhibiciones de músculo militar del Norte se producen mientras Pionyang y Washington tratan el posible reinicio de sus conversaciones para el desarme del régimen, algo a lo que se comprometieron Kim y Trump en su cumbre celebrada en la frontera intercoreana a finales de junio.

De momento, la estrategia de EE.UU. ha sido restar importancia a los lanzamientos.

En una ruda de prensa en Bangkok, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, quitó importancia a las pruebas de misiles y aseguró que su país está "ahora mismo" en conversaciones con Pionyang.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes