Ucrania promete castigo por derribo de avión

NOVOHANNIVKA, Ucrania (AP) — El nuevo presidente de Ucrania declaró el domingo un día de duelo nacional y prometió castigar a los responsables después que separatistas prorrusos derribaron un avión militar de transporte, ataque en que murieron las 49 personas que viajaban en la aeronave.

Fue un amargo revés para las fuerzas ucranianas, el incidente más mortífero en su batalla cada vez más intensa contra una insurgencia armadas que el gobierno, respaldado por Estados Unidos, insiste que cuenta con el apoyo de Rusia.

El derribo del avión provocó la condena y la preocupación de la Casa Blanca y de líderes europeos, y analistas dijeron que el hecho podría derivar en más sanciones a Rusia.

"(Esto) centrará la atención sobre el hecho de que Rusia no parece estar haciendo mucho por moderar a la insurgencia (ni) el envío de suministros a los separatistas", dijo Timothy Ash, analista de Standard Bank PLC. "Yo esperaría que el interés en las sanciones se renueve la próxima semana".

El presidente ucraniano Petro Poroshenko habló con firmeza a funcionarios de seguridad en una reunión de emergencia televisada el sábado, y reprendió al jefe del servicio de seguridad por "omisiones" en las medidas para proteger a los aviones militares.

Poroshenko pidió "un análisis detallado de las razones" de lo ocurrido y dio a entender que habría cambios de personal de inmediato. Su despacho dijo que el mandatario prometió castigar "a los responsables de la tragedia en Lugansk".

En una conversación con el presidente francés Francois Hollande, Poroshenko expresó esperanza de que la Unión Europea decida imponer más sanciones a Rusia si no cesan lo que calificó de cruces fronterizos ilegales y el envío de armas a los insurgentes.

Nueve tripulantes y 40 soldados estaban a bordo del avión Il-76 cuando se estrelló el sábado por la madrugada mientras se aproximaba al aeropuerto de la ciudad de Lugansk, de acuerdo con un comunicado de la fiscalía ucraniana.

La sección de la cola y otros restos humeantes estaban desparramados en un campo cerca de la aldea de Novohannivka, unos 20 kilómetros (12 millas) al sur de Lugansk. Un reportero de The Associated Press vio a una decena de separatistas armados inspeccionando el lugar.

Bojdán Senik, portavoz del Ministerio de Defensa, dijo que los rebeldes usaron armas antiaéreas y una ametralladora para derribar la aeronave, mientras que la fiscalía general indicó que los rebeldes usaron un cohete antiaéreos.

Lugansk, una ciudad cerca de la frontera con Rusia, es una de dos regiones donde los separatistas han tomado edificios gubernamentales y han declarado la independencia. Las fuerzas ucranianas todavía controlan el aeropuerto de Lugansk.

En otros combates, cinco guardias fronterizos perdieron la vida y siete más quedaron heridos el sábado en el sureño puerto de Mariupol cuando su columna de vehículos fue emboscada, informó el servicio de los guardias.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos reiteró su apoyo al gobierno de Poroshenko y rechazó las declaraciones de Rusia de que no estaba armando a los rebeldes. Washington dijo que Rusia había enviado tanques y lanzacohetes a los rebeldes, asegurándose de que los tanques no fueran del tipo que usan en este momento las fuerzas rusas.

"Condenamos el derribo del avión militar ucraniano y seguimos profundamente preocupados por la situación en el este de Ucrania, incluido el hecho de que grupos separatistas y extremistas han recibido armas pesadas de Rusia, como tanques, lo que es una escalada significativa", dijo Laura Lucas Magnuson, vocera de la Casa Blanca.

Hollande y la canciller alemana Angela Merkel llamaron al presidente ruso Vladimir Putin para expresarle su "decepción" por el derribo del avión y dijeron que el incidente deja en claro la necesidad urgente del cese el fuego, dijo el portavoz del gobierno alemán Georg Streiter.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7