Uribe y Chávez acuerdan "voltear la página"

PARAGUANA, Venezuela (AP). Los presidentes Hugo Chávez de Venezuela y Alvaro Uribe de Colombia se abrazaron y dieron un apretón de manos este viernes en un encuentro en el que acordaron "voltear completamente la página" de sus tensionadas relaciones, según afirmó el gobernante anfitrión.

"Salimos refrescados, aliviados de cosas, dispuestos a seguir trabajando", dijo Chávez en una rueda de prensa junto a Uribe.

"A partir de hoy comienza una nueva etapa. Así lo creo...Hemos decidido retomar, presidente, y lo hacemos nosotros a plenitud de sentimientos y voluntad, el camino que venimos construyendo desde que usted llegó a la presidencia de Colombia", dijo Chávez al anunciar que acordaron "voltear completamente la página de la borrasca que pasó".

"Estamos seguros que vamos a recuperar el tiempo perdido y vamos a ganar tiempo para enfrentar problemas que son comunes", agregó al informar que había decidido con su colega relanzar las relaciones.

Sin que se le hiciera preguntas al respecto, Chávez defendió la actuación de su gobierno en el conflicto colombiano, y dijo que sólo ha tratado de "ayudar en el tema interno de Colombia cuando se nos ha solicitado".

"Si en algún momento se nos solicitara, a pesar de los pesares, humildemente estamos a la orden para ayudar", acotó.

Uribe expresó que tuvo un encuentro "muy constructivo" y un "buen ejercicio" de diálogo.

"Nada ha sido difícil, porque donde no hay odio, donde prevalece la responsabilidad con los pueblos, donde prevalece el sentido humano de las dificultades, no se puede permitir que prospere el odio. Donde no prospera el odio y prevalece la hermandad, las dificultades se superan con menos dificultades", dijo el gobernante colombiano.

Uribe reveló que en la reunión recibió un reclamo de Chávez quien lo criticó por no haberlo llamado en noviembre pasado para anunciarle que le había retirado la mediación para un canje humanitario.

"Se lo acepto (el reclamo)... qué bueno decirlo en público; la vida obliga", acotó el gobernante andino.

Asimismo Chávez admitió que su par colombiano le reclamó por unas fuertes declaraciones que hizo en su contra. El mandatario justificó sus expresiones señalando que lo hizo porque "me sentía muy herido, muy herido en lo personal; pero, bueno, punto y aparte para continuar".

Aunque ambos gobernantes reconocieron que conversaron sobre asuntos energéticos, comerciales, agroalimentarios, no se anunció ningún convenio concreto, y solo se dijo que se acordó el establecimiento de "mecanismos de integración eficientes" para luchar contra el narcotráfico.

Respecto a las tensas relaciones entre Ecuador y Colombia, Uribe dijo que estaba dispuesto a "buscar un camino". "Quiero contribuir a ese tema expresando nuestro afecto al pueblo ecuatoriano, nuestro respeto al gobierno de Ecuador", precisó.

Chávez señaló estar seguro de que su colega ecuatoriano y aliado regional, Rafael Correa, restablecerá "en su momento" las relaciones con Colombia, y confirmó que está mediando para que ambos países superen la crisis.

"Uno se mete a mediador y muere crucificado, pero no importa, lo hacemos porque queremos la paz, dentro de cada país y entre nosotros", agregó.

El mandatario venezolano informó que viajará el próximo martes a Ecuador para reunirse con Correa.

Uribe llegó al aeropuerto internacional "Josefa Camejo", de la localidad costera de Punto Fijo, estado Falcón, pasadas las 11 de la mañana, donde fue recibido por el canciller venezolano Nicolás Maduro, y el ministro de Energía, Rafael Ramírez.

Posteriormente, se trasladó en automóvil hasta el Centro de Refinación de Paraguaná donde se encontró con Chávez en medio de un gran despliegue militar, y ambos se abrazaron y dieron un apretón de manos. En este lugar, se realizó luego un encuentro de trabajo con Chávez y sus ministros.

La relación entre Bogotá y Caracas entró en una crisis en noviembre del año pasado después que Uribe le retiró a Chávez la mediación para un canje humanitario de rehenes por encarcelados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El momento más crítico de la crisis se vivió a principios de marzo, tras el ataque que realizaron tropas colombianas a un campamento de las FARC que estaba en Ecuador, próximo a la frontera.

Chávez ordenó, en solidaridad con el gobierno ecuatoriano, el envío de diez batallones a la frontera, expulsó al diplomático colombiano en Caracas, cerró la embajada venezolana en Bogotá, y restringió el paso de las importaciones y exportaciones por la frontera.

Las tensiones se agitaron aun más luego de la difusión de algunos correos del computador de Raúl Reyes, uno de los jefes de la FARC que murió en el ataque en suelo ecuatoriano, que señalan la existencia de supuestos vínculos entre el gobierno venezolano y la guerrilla.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes