Uribe preocupado por vinculación política en "pirámides"

BOGOTA(AP). El presidente Alvaro Uribe está "muy molesto" por la posible vinculación de dirigentes políticos con la empresa DMG, que es investigada por estafa a miles de ahorristas, según dijeron el martes algunos senadores que se reunieron con el gobernante.

El presidente del Congreso, Hernán Andrade, que acudió a la reunión, dijo a la prensa que Uribe pidió que los legisladores correspondientes digan al país "si tuvieron que ver o no con un proyecto de ley que pretendía favorecer los intereses" del ahora detenido David Murcia, dueño de la empresa DMG.

Luego de la reunión con senadores de la bancada "uribista", Andrade informó a los periodistas --a la salida del palacio presidencial-- que Uribe estaba "muy molesto". Según dijo Andrade, Uribe consideró que el caso de DMG era un problema menor si se compara a los enfrentados con la guerrilla, paramilitares y narcotraficantes en los seis años que lleva en el gobierno.

Andrade explicó que dos senadores, Roberto Gerlein y Jorge Visbal, le contaron a Uribe que uno de los abogados de DMG, Abelardo De la Espriella, los abordó para preguntarles por el proyecto de ley de la reforma financiera, que, finalmente, favorecía los intereses de Murcia y DMG con el uso de tarjetas prepago.

De la Espriella renunció el jueves en la noche a la defensa de Murcia.

La Fiscalía ordenó el miércoles la captura de la cúpula de DMG, la empresa que captó en 2007 el equivalente a unos 435 millones de dólares y pagaba a sus ahorradores intereses semestrales del 100, 200 y hasta el 300%, hasta que colapsó este mes, dejando en el aire a miles de sus ahorristas.

Murcia fue detenido en Panamá el miércoles por la noche y deportado a Colombia pocas horas después.

La jueza Luz Marina Zamora abrió un proceso por los delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y captación ilegal masiva de dinero.

Desde el viernes, Murcia se encuentra recluido en La Picota, una cárcel del sur de Bogotá.

Ayer, la emisora local La W publicó el contenido de un diálogo del 29 de octubre de 2007 --un día después de las elecciones para elegir gobernadores, alcaldes, concejales y diputados-- entre Murcia y William Suárez, su cuñado, y hoy fugitivo de las autoridades.

La conversación de Murcia y Suárez es una especie de balance electoral y salpica a dos gobernadores de la región de la Costa Atlántica. También a un magistrado del Consejo Superior de la Judicatura y al alcalde del puerto de Santa Marta --750 kilómetros al norte de Bogotá--, Juan Pablo Díaz.

Todos los mencionados en el diálogo negaron haber tenido nexos con Murcia. Ellos son los gobernadores de los departamentos de Bolívar y Magdalena, Joaco Berrío y Omar Diazgranados. También el magistrado Pedro Alonso Sanabria.

La Fiscalía y la Procuraduría han anunciado investigaciones para establecer los nexos entre Murcia y sus socios y algunos dirigentes políticos del país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes