Vaticano critica Nobel para pionero de fecundación "in vitro"

CIUDAD DEL VATICANO ( AFP). El presidente de la Pontificia Academia para la Vida, monseñor Ignacio Carrasco de Paula, criticó este lunes la atribución del premio Nobel de Medicina 2010 al pionero de la fecundación in vitro, el británico Robert Edwards.

" Sin Edwards no existirían congeladores en todo el mundo llenos de embriones que en el mejor de los casos van a ser trasladados a úteros pero lo más probable es que sean abandonados u olvidadados por todos", señaló el religioso español en una declaración escrita.

En la declaración, más moderada que la difundida poco antes a la prensa italiana en la que tachaba el premio de "fuera de lugar", Carrasco de Paula, evita acusar al nuevo premio Nobel de ser el responsable directo del olvido de millones de embriones.

El religioso, designado en junio pasado para dirigir la institución del Vaticano encargada de los problemas de biomedicina y de la defensa de la vida, considera que Edwards es sobre todo el responsable del mercado mundial de gametos femeninos (ovocitos).

"Sin Edwards no existiría tampoco el mercado de los ovocitos, ni la venta de millones de ovocitos (célula sexual femenina que se forma en el proceso de ovogénesis y que da lugar a los óvulos)", subrayó.

El Vaticano considera "moralmente ilícita" la fecundación en probeta y la eliminación voluntaria de embriones que ella comporta.

Carrasco de Paula reconoce de todos modos el valor científico de Edwards, quien "inauguró un capítulo nuevo e importante de la reproducción humana, cuyos resultados son evidentes a todos", escribió.

Para el presidente de la entidad pontificia, los descubrimientos de Edwards suscitan de todos modos "perplejidad".

"Edwards inauguró una casa pero abrió la puerta equivocada", sostiene el eclesiástico, quien estima que los tratamientos aplicados por el premio Nobel "no modificaron mínimamente el cuadro patológico ni epidemiológico de la esterilidad".

El profesor Edwards, de 85 años, fue recompensado "por el desarrollo del tratamiento de la fecundación in vitro. Sus descubrimientos hicieron posible el tratamiento de la esterilidad que afecta a una gran proporción de la humanidad y a más de 10% de las parejas en el mundo", explicó el Comité Nobel.

El laureado, muy cansado, no estuvo en condiciones de comentar su premio, indicó el premio Nobel. Hace algunos años relató que había sido "tratado de loco".

"Nadie quería tomar riesgos éticos. Me dijeron que los niños no serían normales", había declarado a la agencia sueca TT.

El jurado del Nobel saludó en esta terapia una "etapa importante en el desarrollo de la medicina moderna".

El proceso aplicado por el profesor Edwards consiste en fertilizar un óvulo en laboratorio, y dejar que el embrión empiece a desarrollarse antes de implantarlo en el útero de una madre portadora, donde se desarrollará normalmente.

Cerca de cuatro millones de niños han nacido gracias a la fecundación in vitro.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes