Venezuela busca acabar con medios independientes

CARACAS (AP). La Sociedad Interamericana de Prensa denunció que el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez busca acabar con los medios de comunicación y la libertad de expresión con ataques, represión y agresiones directas contra los periodistas.

En su segunda jornada, la conferencia de la SIP estuvo abocada a la lectura y análisis de la evolución de la libertad de prensa en los últimos seis meses en el continente, y aunque el caso de Venezuela no fue el único, centró la atención de los presentes.

También se aprobó el informe sobre México y Estados Unidos. Entre los principales hechos negativos del semestre en México se cuenta el asesinato de un periodista, la desaparición de dos y agresiones físicas contra otros siete, hechos violentos que han "propiciado una peligrosa tendencia de autocensura en los medios", cuando se investiga o reportan temas relacionados al crimen organizado.

La asociación que representa a los periódicos estadounidenses, en tanto, expresó su preocupación por la acción de los tribunales en su país, los cuales han multado y encarcelado injustamente a los periodistas que se niegan a revelar sus fuentes.

La SIP se manifestó en contra de "señales inquietantes sobre la libertad de prensa" en los Estados Unidos, la organización, sin embargo, aplaudió al congreso de Estados Unidos por admitir un proyecto de ley que daría protección federal a los reporteros frente a los interrogatorios de los fiscales para identificar fuentes confidenciales.

También ocuparon parte de los debates de la SIP, las denuncias de duros ataques del gobierno del presidente paraguayo Nicanor Duarte contra los medios, así como los 25 periodistas cubanos encarcelados y las amenazas que enfrentan una treintena de periodistas colombianos.

La organización también alertó sobre el proyecto de reforma constitucional de Bolivia el cual fue considerado como una seria amenaza a la libertad de expresión en el país andino.

El informe sobre Venezuela correspondiente a su reunión semestral señaló que el propósito oficial es hacer "desaparecer los medios de comunicación independientes, agredir e intimidar a los periodistas y eliminar la libertad de expresión e información".

"La subordinación de todos los poderes del Estado a la voluntad del presidente ha permitido interpretaciones constitucionales para restringir la libertad de expresión y para desconocer la primacía de los tratados internacionales en materia de derechos humanos", indicó el reporte.

"Acciones y decisiones judiciales, procesos de sanciones administrativas adelantados por el régimen, así como el activismo contra el canal de noticias Globovisión" serían la respuesta gubernamental al requerimiento de información ante los organismos públicos", leyó David Natera, editor del diario El Correo de Caroní.

"El gobierno de Chávez niega a los medios no subordinados a su hegemonía el derecho de acceso a la información pública e impide a los periodistas independientes el trabajo en las fuentes y escenarios controlados por organismos del estado", añadió.

El informe denunció que cerca de una treintena de periodistas había sido objeto de amenazas o hechos de violencia en ese país, y condenó también la discrecionalidad del gobierno para autorizar la adquisición de divisas porque genera retrasos para importar insumos como el papel periódico.

El director del canal Globovisión, Alberto Federico Ravell, dijo a la AP "que no hay un día en que nuestro personal no sea víctima de una agresión física o verbal" por simpatizantes o funcionarios del gobierno.

"Los ataques los vemos como el precio que hay que pagar por ser demócratas y críticos del ejercicio del poder", destacó.

Chávez ha mantenido durante sus casi 10 años de mandato unas relaciones tirantes con algunas de las principales televisoras y diarios del país que son abiertos opositores al gobierno.

Marcos Hernández, líder de la organización pro gubernamental Periodistas por la Verdad, rechazó el contenido del informe y denunció que muchos medios se han convertido en instrumentos políticos para agredir a las autoridades locales.

"El periodismo venezolano está en riesgo porque la población no cree en los medios, está en riesgo la credibilidad de los periodistas" dijo Hernández ante los delegados de la SIP.

"Nosotros los que reporteamos día a día no comprendemos con qué derecho ustedes (editores de la SIP) se erigen como los jueces de la libertad de expresión, que nos pertenece a todos los venezolanos", indicó.

"Vamos a rescatar el periodismo en Venezuela. Ustedes tienen gran responsabilidad por haber convertido sus medios en instrumentos políticos. Ustedes no pueden convertir esta Asamblea de la SIP en una agresión al país", agregó Hernández, quien fue el primero de 12 oradores que ejercieron derecho de palabra para comentar el informe de Venezuela.

Partidarios del mandatario venezolano que participan en un foro progubernamental llamado "Encuentro Latinoamericano contra el Terrorismo Mediático", planean marchar en horas de la tarde para rechazar la presencia de los directivos de la organización periodística en el país.

La SIP criticó asimismo que el presidente Chávez "utiliza como herramienta de presión y sanción contra los medios dignos que no se autocensuran, el nefasto e inmoral recurso de la discriminación en la asignación de la cuantiosa publicidad oficial".

Durante el primer día de debates la SIP aprobó los informes de Uruguay, Brasil, Argentina, Cuba, Paraguay, Colombia, Chile, Nicaragua, Panamá, Bolivia, El Salvador, República Dominicana y Honduras.

La SIP culminará el domingo su reunión semestral.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes