Venezuela: gobierno eleva control del sector alimentos

CARACAS (AP). Con la nacionalización de dos procesadoras de café y la adquisición de una participación mayoritaria en otra, el gobierno del presidente Hugo Chávez dio un paso más en la consolidación del control del sector de alimentos que se mantiene desde hace varios años bajo estrictas regulaciones.

La nacionalización de las procesadoras Fama de América y Cafea, que fue decretada en la víspera, así como el anuncio de adquisición de un paquete mayoritario en Café Madrid, le garantizarán al Ejecutivo el manejo de más de 50% del negocio local del café, que es uno de los productos esenciales de la dieta del venezolano.

Las medidas en los casos de Fama de América y Café Madrid se concretaron luego de tres meses de ocupación temporal por parte del gobierno. En el caso de Cafea estaba intervenida desde mediados de año.

El gobierno justificó las acciones argumentando que las procesadoras de café habían incurrido en prácticas monopólicas y de contrabando, señalamientos que fueron rechazados por las empresas.

A la estatización de parte del sector del café se suman las numerosas expropiaciones de tierras agrícolas que ha realizado el gobierno en los últimos cinco años, que según cálculos oficiales ya superan los 2,5 millones de hectáreas, y que fueron tomadas alegando que eran improductivas o de dudosa titularidad.

Asimismo, a inicios de año el gobierno intervino temporalmente algunas procesadoras de arroz, proceso que culminó con la expropiación de una planta de la estadounidense Cargill, en el estado central de Portuguesa, que fue señalada de incumplir la normativa sobre productos regulados.

Tras la adquisición el año pasado de Lacteos Los Andes, empresa que manejaba 40% de la demanda nacional, el gobierno logró posicionarse de manera importante en el sector lácteo.

Aunque la producción de alimentos mayoritariamente sigue en manos privadas, el gobierno de Chávez ha desarrollado en los últimos seis años un andamiaje de más de una centenar de leyes y normativas, que incluyen el control de precios y de cambio, que mantienen fuertemente controlado al sector alimenticio, según un estudio elaborado por la economista y profesora universitaria, Claudia Curiel.

El gobierno ha defendido el control del sector alimenticio alegando que es un área estratégica y de seguridad de Estado, y que es necesaria proteger a la población de la "especulación" de precios en la que incurren los empresarios.

A pesar de la política de controles los precios de los alimentos han crecido 26,5% en los últimos doce meses.

El ex ministro de Agricultura, Hiram Gaviria, afirmó que el gobierno recurrió a las expropiaciones de las procesadoras de café en un intento por tapar la severa crisis que enfrenta ese sector, que ha llevado a importar el producto "por primera vez en 200 años".

Gaviria dijo a la AP que la política de expropiaciones y el estricto control de precios, vigente desde el 2003, ha desestimulado la inversión en el sector agrícola lo que ha hecho caer la producción en varios rubros, y ha obligado al gobierno a importar alimentos en grandes cantidades para cubrir la demanda local, que se ha visto afectada también por el aumento del consumo.

Rosa Santoromita, directora de la Unión de Caficultures del estado suroccidental de Mérida, expresó que dudaba de que las expropiaciones de las procesadoras de café puedan resolver la crisis del sector debido a que "el problema no es vender el café sino a que precio lo estoy vendiendo".Santoromita indicó que el precio de 12,7 bolívares fuertes (unos 5,9 dólares) por kilo de café verde, que fijó el gobierno hace dos meses, "no cubre los costos de producción" estimados en más de 18 bolívares fuertes (unos 8,3 dólares) por kilo.

Sostuvo que mientras se mantengan los bajos precios los caficultores no tendrán ningún estimulo para elevar las siembras, y continuará el descenso de la producción.

Gaviria dijo que según estimaciones del sector privado la producción de café cerró este año en 900,000 quintales (41,400,000 kilos), y el gobierno debió importar cerca de 500,000 quintales (23,000,000 kilos) para cubrir la demanda local.

Aun profundamente afectada por la expropiación de Fama de América, Yeni Peña, empleada del área de administración de la empresa, dijo a la AP que "todo el mundo está muy preocupado y muy triste porque independientemente que se diga que se van a respetar los derechos laborales sólo hace falta ver las noticias para saber que eso es mentira".

"La matriz de opinión que se ha formado es que los más de 400 trabajadores estamos de acuerdo (con la expropiación), y eso es totalmente falso. Están de acuerdo lo que están en el sindicato", añadió.

Gustavo Martínez, secretario del Sindicato Unico de Trabajadores de Fama de América, dijo el jueves a la estatal Radio Nacional que la planta de trabajadores está dispuesta a trabajar "codo a codo" con el Estado y bajo el control social.

Las empresas afectadas por las expropiaciones no han emitido comentarios sobre la medida.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes