Venezuela honra a la amante de Bolívar

CARACAS (AP). Venezuela celebró este lunes su día de la independencia con homenajes a Manuela Sáenz, la mujer inteligente y audaz que acompañó a Simón Bolívar en su gesta libertadora de varias naciones sudamericanas.

Los restos simbólicos de Sáenz fueron enterrados en una tumba contigua a la de Bolívar.

Sáenz pasó los últimos años de su vida en la pobreza y su contribución a la lucha independentista cayó en el olvido tras su muerte durante una epidemia de difteria en 1856. Su cuerpo fue quemado y arrojado a una fosa común con el de otras víctimas de la enfermedad.

El gobierno del presidente Hugo Chávez la está reivindicando ahora como una de las grandes heroínas del continente.

Chávez y su colega ecuatoriano Rafael Correa colocaron un símbolo de sus restos _tierra de la fosa en la cual fue enterrada_ junto a la tumba de Bolívar en el Panteón Nacional, entre aplausos y vítores de sus partidarios.

El camino a la entrada del santuario estaba cubierto de pétalos de rosa y flanqueado por mujeres soldado vestidas con uniformes similares al que usó Sáenz. La televisión estatal difundió avisos especiales.

El embajador ecuatoriano en Caracas, Ramón Torres, dijo que los presidentes "pagaron una deuda histórica" al colocar en el panteón la tierra tomada de la zona donde descansan los restos de Sáenz.

Un cofre con la tierra llegó en avión desde Ecuador, donde también se considera a Sáenz una heroína nacional.

Sáenz nació en 1797 en Ecuador, hija del aristócrata español Simón Sáenz. La obligaron a casarse con un inglés adinerado a quien abandonó. Se hizo propagandista del movimiento por la independencia y alcanzó el grado de coronela en el ejército libertador.

Sin embargo, no siempre fue considerada una heroína.

Durante muchos años Venezuela la condenó como amante inmoral y adúltera y sus hazañas no eran mencionadas en los libros de historia.

Bolívar tenía 19 años cuando murió su esposa. No volvió a casarse y se sabe que tuvo numerosas amantes.

Sin embargo, su amor era Sáenz, quien lo acompañó en sus campañas militares y vivió con él hasta su deceso en 1830.

Tras la muerte de Bolívar, los generales que habían conspirado contra el Libertador le prohibieron regresar a Colombia y Ecuador. Pasó el resto de su vida en Perú, donde se ganaba la vida escribiendo cartas de marineros estadounidenses a sus amantes sudamericanas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes