Venezuela objeta detención de cuatro militares en Colombia

CARACAS (AP). Un alto jefe militar afirmó que los cuatro guardias nacionales detenidos la semana pasada en Colombia se encontraban en aguas internacionales, y que los militares colombianos que participaron en la operación vulneraron un tratado suscrito por ambos países.

El general Orlando Mijares, jefe del comando número 9 de la Guardia Nacional en el estado suroriental de Amazonas, dijo a la estatal Venezolana de Televisión (VTV) que los cuatro guardias nacionales detenidos el pasado viernes por las autoridades colombianas se encontraban en "aguas internacionales", y no en Colombia, como aseguró el gobierno de ese país.

Mijares indicó que los militares venezolanos "fueron abordados...en el río Meta. El río Meta son aguas internacionales", según reseñó la estatal Radio Nacional en su página de internet.

El alto oficial sostuvo que la actuación de los militares colombianos en la detención de los guardias nacionales "va en contra de todo un tratado sobre demarcación de fronteras y navegación de los ríos suscrito por ambos gobiernos, que está vigente y que habla sobre el derecho a la libre navegación de los ríos que separan a los dos países".El presidente colombiano Alvaro Uribe anunció el sábado la detención de los militares venezolanos y su inmediata deportación.

Por su parte, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) indicó que los militares fueron detenidos por miembros de la Armada colombiana cuando transitaban por el río Meta en una lancha en cuyo interior fueron hallados uniformes de la Guardia Nacional de Venezuela.

La detención de los cuatro militares ocurre en medio de la crisis que enfrentan Bogotá y Caracas desde julio pasado, luego que el presidente Hugo Chávez decidió "congelar" las relaciones y distanciarse del gobierno de Uribe en protesta por el acuerdo militar que suscribió Colombia con Estados Unidos que permite a tropas estadounidenses utilizar bases colombianas.

En Venezuela permanecen detenidos cuatro colombianos, uno de ellos un detective de la policía secreta, Julio Enrique Tocora Parra, quien fue arrestado en septiembre pasado en la ciudad occidental del Maracaibo y es señalado por las autoridades venezolanas de realizar actividades de espionaje, acusación que fue rechazada por Colombia.

Una comisión de congresistas brasileños, encabezada por el diputado Raúl Jugmann, inició el lunes una visita de dos días a Caracas para sostener encuentros con autoridades locales y evaluar la crisis colombo-venezolana.

Jugmann dijo a la AP, en una conversación telefónica, que en Brasil hay preocupación sobre la crisis colombo-venezolana, y que la posición brasileña es que "debe buscarse una mediación de todos los países de la América del Sur" por medio del bloque de Unasur para solventar las tensiones.

El diputado descartó que la comisión de congresistas, que tiene previsto visitar también esta semana a Bogotá y Quito, vaya a actuar como mediador en la crisis, e insistió que la idea es "hablar con todos".

"Se puede mostrar el punto de vista de Venezuela, Colombia,...Ecuador, y eso es una manera también de colaborar para la apertura", agregó.

Los diputados brasileños se reunieron con el viceministro para Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, Francisco Arias Cárdenas, y martes sostendrán un encuentro con la presidenta de la Asamblea Nacional, la diputada oficialista Cilia Flores, y otros de sus colegas venezolanos.

Arias Cárdenas dijo a la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) que durante la reunión con los congresistas brasileños se abordó "la necesidad de que América del Sur, y Unasur (Unión de Naciones de Suramérica) acudan a señalar con mucha fuerza no sólo a Colombia sino a quienes quieren imponer las bases en tierra neogranadina, el riesgo que esto significa para la paz regional".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes