Vicepresidente Ecuador no dimitirá, porque sería aceptar culpa por corrupción

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, dijo hoy que no dimitirá de su cargo, pues ello sería aceptar la culpa en el caso de supuesta asociación ilícita en el que se encuentra vinculado por la Justicia y que está relacionado con el escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

"Renunciar a la Vicepresidencia sería como aceptar mi culpabilidad, cuando soy inocente", escribió Glas en Twitter, poco después de que el movimiento oficialista Alianza País (AP) aceptara un pedido suyo para que se le excuse de ejercer funciones como alto dirigente de la formación mientras dure el proceso en su contra.

AP también le liberó temporalmente de la disciplina partidista, lo que le permitiría, incluso, contestar públicamente a militantes de su grupo político.

"Si algún compañero me pide la renuncia, esto sería una más de las traiciones y sabremos quién está atrás de hacerse de la Vicepresidencia", añadió Glas en su mensaje por la red social.

Este comentario surgió luego de que el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), su correligionario José Serrano, insinuara la posibilidad de pedir a Glas que diera un paso al costado para que su caso no perjudique al proyecto político.

"Una vez más les pido que dejen que la justicia actúe sin presiones y que sea la que finalmente me juzgue", agregó el segundo mandatario, y dijo: "Luego de probar mi inocencia anunciaré mi decisión, que estén seguros será la mejor para el país".

Glas también agradeció a su familia y al pueblo "por ese abrazo" que le ha dado "la fuerza para seguir de pie".

Alianza País prevé analizar en las próximas horas la situación de Glas y la coyuntura política matizada también por el fuerte pulso verbal entre los dos más importantes líderes de la formación, el presidente Lenín Moreno y su antecesor Rafael Correa (2007-2017).

Moreno ha echado la culpa de los grandes males del país a su predecesor, quien ha respondido con críticas sobre la escasa gestión del sucesor, que recibió el poder el pasado 24 de mayo.

En esa pugna, Glas, que también fue vicepresidente de Correa, se ha mostrado afín del exmandatario, quien reside actualmente en Bélgica y que ha convertido a las redes sociales en el instrumento para seguir en el ambiente político nacional.

Justamente, su ultimo trino critica la posición de algunos de sus correligionarios que, por defender el proyecto político, han sembrado dudas sobre la honestidad de Glas.

"Sacrificar a un hombre honesto para proteger el 'proceso político', ¿acaso no es la 'ética' de Poncio Pilatos? ¡Eso no puede ser AP!", subrayó Correa.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7