Víctimas de bombas de racimo buscan prohibición

DUBLIN, Irlanda (AP). Activistas y víctimas en todo el mundo de las llamadas bombas de racimo se unieron el lunes para demandar que los gobiernos, particularmente el de Estados Unidos, prohiban esas armas porque matan y mutilan a muchos civiles.

El pedido fue hecho cuatro días antes de que negociadores de 110 gobiernos den a conocer un tratado para restringir el desarrollo, venta y uso de las bombas de racimo. El pacto sería firmado formalmente en diciembre en Noruega.

Cada bomba de racimo desprende decenas de centenares de "bombitas", cubriendo el blanco con explosiones. Algunas no estallan con el impacto y en lugar de ello lo hacen cuando civiles se topan con ellas, incluso años más tarde.

"No hay dudas de que las municiones de racimo tienen utilidad militar. Uno pudiera decir lo mismo de las minas terrestres. O del gas venenoso. Pero nosotros prohibimos algunas armas", dijo el senador estadounidense Patrick Leahy, quien ha encabezado los esfuerzos estadounidenses para prohibir las bombas de racimo y proveer apoyo a las víctimas civiles.

"Armas que son inherentemente indiscriminadas, ya sea por diseño o por efectos, no deberían existir en el siglo XXI", dijo Leahy, que en febrero encabezó un esfuerzo exitoso para prohibir las exportaciones estadounidenses de bombas de racimo.

Empero, las negociaciones para el acuerdo, que comenzaron en febrero de 2007 y pasaron a Dublín este mes, no incluyen a los mayores fabricantes y usuarios de esas bombas: Estados Unidos, Rusia, China, Israel, India y Pakistán.

Otros que fabrican esas armas, mayormente en Europa Occidental, buscan exenciones para algunos de sus diseños o demoras en la prohibición.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes