Víctimas colombianas sacrificarían su representatividad en Cuba por la paz


El director de Naciones Unidas en Colombia, Fabrizio Hochschild, dijo este lunes a Efe que para poner fin a los más de 50 años de conflicto armado en el país, las víctimas deberán sacrificar parte de su representatividad en la mesa de negociación entre el Gobierno y las FARC en La Habana.

La ONU, junto con el Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional, realiza a petición de ambas partes el Foro Nacional de Víctimas en Cali (suroeste), el último gran evento creado para aglutinar propuestas de paz que llegarán a Cuba este mes.

Pero además de esta tarea, estos organismos deberán elegir a doce víctimas para que participen en las conversaciones de La Habana en representación de 220.000 muertos, unos 25.000 desaparecidos, 5,7 millones de desplazados y 27.000 secuestrados durante la contienda, tarea sumamente difícil.

" No podemos prometer que vamos a tener víctimas de todos los departamentos del país, va a ser imposible asegurar que habrá representación de cada pueblo indígena de Colombia, que han sufrido como pocos; no podemos asegurar que cada hecho victimizante estará representado", reconoció Hochschild.

Por esta razón, la ONU advierte que hay que aceptar que las cinco delegaciones que acudirán a Cuba, la primera de ellas el próximo 16 de agosto, no podrán contentar a todos, y por lo tanto conviene centrarse en el objetivo último, que es llevar una voz unificada al proceso de paz.

" Es imposible elegir doce representantes para 6,5 millones de víctimas (...) ni pretendemos crear un grupo que deje contento a todo el mundo, pero tenemos que entender que estamos facilitando que un grupo de víctimas representativas y plurales hable con la mesa, y eso es un paso enorme", subrayó el funcionario.

No obstante, Hoschschild, aseguró que lo que "sí pueden asegurar" es que habrá representación de las regiones más afectadas por el conflicto, de la presencia de toda clase de víctimas y de los principales hechos victimizantes.

El foro de Cali reúne, en sus más de 1.600 asistentes, afectados por la violencia cometida por guerrillas, paramilitares y Fuerzas Militares durante el conflicto armado colombiano, algo "inédito" en la historia de los procesos de paz internacionales pero también extraordinariamente difícil, como la ONU ya previó.

" Siempre estuvimos conscientes de que iba a ser una tarea muy sensible, muy complicada y con riesgo de roces y enfrentamientos por el trauma que muchos arrastran. Hay tanto dolor latente, tanta experiencia que aún no ha sido digerida, que hacer estos eventos y no tener ningún incidente no sería normal", aseguró el funcionario.

Lo cierto es que esos incidentes ya se han producido durante la primera jornada, donde víctimas de las FARC, las menos numerosas en el evento, denunciaron que estaban siendo apartadas y se desmarcaron del resto de afectados con espacio diferenciados.

" Si ciertas víctimas quieren más representatividad, siempre que eso pase de manera respetuosa y no impida que otros que quieran trabajar de otra manera lo hagan, lo aceptamos, es parte del proceso", aclaró Hochschild.

Y es que, como reiteran desde la ONU, ellos son "mediadores" de los negociadores de La Habana, y no "quieren ni pueden influir" en la forma en que las propuestas se redactan, siempre y cuando se consiga una sola voz unificada.

Con la misma lógica, el director de la ONU en Colombia rechazó posicionar a su organismo en el último debate que ha desatado la polémica en el país, referido a la posibilidad de que militares afectados por la violencia sean incluidos dentro de la categoría de víctimas.

Precisamente coincidiendo con la inauguración del foro de Cali, los negociadores de las FARC en Cuba declararon que están dispuestos a escucharlos siempre y cuando también se incluya a los guerrilleros presos víctimas de violaciones de derechos humanos, algo que el Ejército ya rechazó de pleno.

" Ese tema es parte de un debate que se tiene que llevar a cabo y es difícil y sensible. Nosotros como ONU seguimos las instrucciones de la mesa, y actualmente se cuenta como víctima todos los que han sufrido violaciones de derechos humanos y derecho internacional humanitario", explicó Hochschild.

Así, el funcionario argumenta que "sin duda", estos casos se han dado "tanto entre la fuerza pública como la guerrilla", y que por lo tanto no habría razón para excluir a ninguna de las partes.

De hecho, en el foro de Cali por primera vez se ha incluido representación de víctimas castrenses, aunque esto no quiere decir que finalmente acudan como tal a La Habana.

" Esa es una decisión que tendrá que tomar la mesa. Nosotros simplemente les vamos a presentar una propuesta y ellos decidirán con respecto a ella", puntualizó el funcionario. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes