WikiLeaks: Manning sufría "desequilibrio mental", según su jefe

FORT MEADE, ( AFP). El topo de WikiLeaks, Bradley Manning, sufría un " desequilibrio mental" ligado a su identidad sexual, que le provocaba episodios de cólera, pero nunca le retiraron su permiso para acceder a archivos clasificados, afirmó el martes a la jueza su supervisor directo.

Durante una audiencia en la base de Fort Meade, norte de Washington, destinada a fijar la condena que se le impondrá al joven soldado por hechos de espionaje, el sargento de primera Paul Adkins contó cómo encontró una vez al analista de inteligencia en posición fetal en el piso, con un cuchillo junto a sus pies.

Después de haber hablado con él, lo mandó de nuevo a trabajar, donde horas más tarde Manning habría golpeado a otro militar.

Atkins también explicó a la jueza militar Denise Lind que escribió un informe a un psiquiatra en el cual sospechaba un "desequilibrio mental" debido a sus ataques de ira y a un posible estrés postraumático.

En cambio no había redactado ningún informe sobre estos incidentes para retirar a Manning sus habilitaciones porque lo necesitaba para evaluar las amenazas que profirieron militantes chiítas en Irak: "Seguía pensando que producía informes válidos sobre las amenazas que se encargaba de analizar".

El sargento tampoco informó a sus superiores ni a los psicólogos de un correo que le envió Manning en el que evocaba temas relativos a su identidad sexual. En 2010, si alguien revelaba su identidad sexual todavía era pasible de ser echado del Ejército estadounidense.

En este correo electrónico que tituló "Mi problema", Manning contaba su ansiedad y adjuntó una foto de sí mismo vestido de mujer, con peluca y los labios pintados.

"En ese momento pensaba que tener una foto de uno de mis soldados vestidos de mujer circulando no estaba dentro de los mejores intereses de la misión", explicó Adkins.

Por haber transmitido más de 700.000 documentos a WikiLeaks, entre los cuales informes de actividad militar en Irak y en Afganistán, así como cables diplomáticos, Bradley Manning, enfrenta hasta 90 años de cárcel.

Para obtener la condena más leve posible, su abogado David Coombs intenta hacer valer las carencias en la cadena de mando del joven que no lograron impedir la mayor filtración de documentos clasificados en la historia de Estados Unidos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada