Zapatero en cumbre: No hay tensión con Italia

LIMA (AP). El presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió el viernes la política de "perseguir la ilegalidad" en la migración y descartó tensiones con el gobierno de Italia por las críticas que hiciera su vicepresidenta respecto a un operativo de ese país en el que se detuvo a 400 extranjeros.

"No llega ni a la categoría de incidente", dijo Rodríguez Zapatero en una rueda de prensa en el marco de la V Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea.

La vicepresidenta primera de España, María Teresa Fernández de la Vega, censuró el viernes la detención de unos 400 extranjeros en Italia en una redada contra el delito callejero y la inmigración ilegal, por considerar que alentaba el racismo y la xenofobia.

Rodríguez Zapatero afirmó que en la mañana del viernes mantuvo una reunión privada con el canciller italiano Franco Frattini, y "no me comentó nada". "No hay ningún problema ... la relación con Italia es y ha sido muy buena", añadió.

Defendió la idea de que "la política migratoria debe estar fundamentada, como toda política, en un principio que es el principio de la legalidad ... mantener ese principio me parece que es lo más conveniente".

"Soy un firme defensor de la legalidad y hay que perseguir la ilegalidad y también a quien la promueve y la ampara", declaró.

No dio más detalles.

Por su parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que su país no firmará un tratado comercial con Estados Unidos o la Unión Europea mientras persistan los obstáculos a la migración y a libre movilización de personas.

"No podemos justificar ni moral ni técnicamente que se quiera liberar más el tráfico de mercancías y capitales pero se dificulte la movilización de seres humanos", señaló Correa a la radio peruana RPP.

Indicó que "creemos que la migración no puede ser criminalizada, no existen seres humanos ilegales, sino procedimientos y leyes ilegítimas".

El mandatario colombiano, Alvaro Uribe, opinó en la misma emisora que el tema de la migración "no se puede invocar como obstáculo para la negociación, yo pienso que lo que obstaculiza la negociación es un fundamentalismo ideológico opuesto al comercio".

La afirmación se refiere a la posición de Ecuador y Bolivia que han levantado reparos a la apertura comercial de sus países al mercado de la Unión Europea.

Esos países, junto a Colombia y Perú, interesados en el libre comercio, mantienen negociaciones con miras a suscribir un acuerdo de asociación en materia comercial, política y de cooperación pero las conversaciones atraviesan dificultades por las diferencias internas entre los andinos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes