Zelaya evalúa volver a frontera de Honduras

OCOTAL, Nicaragua ( AP). El derrocado presidente de Honduras Manuel Zelaya evalúa hacer otra visita simbólica a su país hoy sábado a pesar de la censura internacional que desató su primer fugaz incursión en la víspera y de que el gobierno de facto mantiene un toque de queda en la zona fronteriza con Nicaragua.

El asistente de Zelaya, Allan Fajardo, dijo que la aproximación a la frontera era una posibilidad, que una camioneta blanca estaba abastecida de combustible y encendida, esperando que el líder depuesto emergiera de su hotel en este pueblo del norte de Nicaragua.

Un par de picops con policías nicaragüenses para escoltar a Zelaya también estaban preparados en las afueras del hotel.

El viernes, Zelaya avanzó unos pocos pasos desde la frontera de Honduras y llamó a sus seguidores en el país a resistirse al gobierno de facto instalado en su lugar desde el 28 de junio, cuando militares lo sacaron de su casa y lo enviaron a Costa Rica.

La acción fue criticada por el secretario general de la Organización de Estados Americanos y la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton, quien calificó el cruce como un acto " imprudente".

La presidencia del consejo de la Unión Europea instó a las partes en conflicto a continuar las negociaciones para restaurar la democracia y el orden constitucional en el país.

Una multitud de hondureños acudieron el viernes al poblado fronterizo de El Paraiso cerca del sitio donde Zelaya incursionó brevemente, pero militares y policías les impidieron avanzar para encontrarse con su líder lo cual desató refriegas.

Un hombre, identificado por la policía como Pedro Macdiel Martínez de 24 años, fue hallado muerto el sábado a unos 50 metros de donde ocurrieron las protestas. El cadáver tenía múltiples heridas de arma blanca.

Seguidores de Zelaya dijeron a la AP que Martínez fue supuestamente muerto por la policía o el ejército pero ninguno de ellos lo presenció.

Daniel Molina, vocero de la policía, dijo que "la policía en ningún momento detuvo a ese señor... solo capturamos a Gerson Vilches con marihuana y ya fue puesto libre hoy".

Las carreteras que comunican a la frontera con Nicaragua están infestadas de puestos de control de las autoridades que impiden el avance de los seguidores del mandatario derrocado.

Algunos grupos de manifestantes caminaban rumbo a la frontera vadeando los controles de las autoridades.

Zelaya exige ser reinstalado en la presidencia y todos los países occidentales han condenado el golpe de estado, pero el gobierno de facto presidido por Roberto Micheletti se rehusa a reinstalar al líder defenestrado, la condición primordial de la negociacion facilitada por el mandatario costarricense Oscar Arias.

No obstante, ambas partes dieron muestras de interés en una solución negociada.

Micheletti se reunirá por la tarde con una delegación de congresistas estadounidenses presidida por el congresista republicano de Florida, Connie Mack, de la comisión para asuntos exteriores para el hemisferio occidental de la Cámara de Representantes, en lo que parece ser la primera señal abierta de apoyo a su gestión.

El golpe de estado contra Zelaya fue avalado por la Corte Suprema y el Congreso. Mack justificó el hecho al considerar que Zelaya " usurpó la ley y violó la Constitución".

En la zona fronteriza con Nicaragua, se mantuvo un toque de queda para prohibir que haya personas en las calles y carreteras a cualquier hora.

Entre Tegucigalpa y la frontera hay unos 20 puestos de control del ejército y la policía. El tránsito vehícular era prácticamente inexistente.

La capital vivía una jornada de tranquilidad. Solo frente a la embajada de Venezuela, unos 20 activistas montaban guardia en respaldo a los diplomáticos de ese país, que han desacatado la expulsión ordenada por el gobierno de facto por considerarla ilegitima.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes