Zelaya promete regresar y recuperar presidencia

TEGUCIGALPA ( AP). El derrocado presidente hondureño Manuel Zelaya anunció que regresará a su país esta semana para recuperar el control del gobierno de manos de los militares golpistas, y llamó a los soldados a regresar a sus cuarteles y dejar de reprimir a los manifestantes que demandan su retorno.

El golpe militar ha causado amplias condenas de líderes desde el presidente estadounidense Barack Obama hasta el de Venezuela Hugo Chávez, y desató choques en la capital hondureña que han dejado decenas de heridos.

Zelaya aceptó el lunes un ofrecimiento del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, de viajar con él a su país para recuperar el poder.

" Voy a pedirle, si usted (Insulza) lo desea _va a ser voluntario_, volver a un país donde hubo un golpe de Estado. Le voy a pedir que me acompañe; usted me lo ha ofrecido y yo acepto su ofrecimiento", dijo Zelaya, quien invitó a los mandatarios presentes en la reunión del SICA, el ALBA y el Grupo de Río a que lo acompañen.

Zelaya, un granjero acaudalado que ha defendido los derechos de los pobres, dijo que desea hacer el viaje el jueves, luego de asistir a una reunión de la Asamblea General de la ONU el martes para buscar el apoyo de sus 192 miembros.

" Voy a regresar el jueves a Tegucigalpa y quiero que me acompañen los que creen que tengo el derecho de terminar mi presidencia", dijo Zelaya en una conferencia de prensa tarde el lunes.

Dijo que pediría a un diálogo y que llamó a los soldados a regresar a su barracas.

" En el nombre de Dios, en el nombre del pueblo, dejen de reprimir el pueblo. Dejen que si el pueblo se expresa, no sea reprimido," dijo Zelaya.

Insulza le ofreció viajar a Honduras para " exigir", por ejemplo, "la libertad de los detenidos", aunque según dijo han surgido voces en la OEA de que sería como " legitimar al gobierno de facto".

Dijo, sin embargo, que sería " importante ponerse de acuerdo, porque hay que presionar por todas partes".

Agregó que en la OEA existe unanimidad también para " negar la sal y el agua" al gobierno ilegítimo de Honduras, y reiteró que el organismo reconoce como gobierno plenamente legítimo de ese país al del presidente Zelaya, y " lo que él quiera que haga lo vamos a hacer".

El Grupo de Río, reunido en esta capital, emitió una declaración en la que suma su " enérgica condena" al golpe de Estado contra Zelaya, lo reconoce como " único gobierno" de Honduras y le ofrece " su total respaldo" y que sea " restituido de forma inmediata e incondicional en su cargo".

Desconoce al gobierno golpista porque " carece de legitimidad por ser resultado de un golpe de Estado" y demanda garantizar la libertad de expresión y la seguridad física de los representantes de los medios de comunicación.

Insta, además, a las fuerzas armadas " a que se subordinen a su presidente" y exige " respeto a los derechos humanos y "preservar" las garantías ciudadanas.

El Grupo acordó además crear una comisión presidencial para " investigar crímenes y violaciones a los derechos humanos" durante el golpe.

Insta también a la asamblea general extraordinaria de la OEA, que hoy martes se reunirá en Washington, que adopte " drásticas resoluciones" para restablecer la vida democrática de Honduras y " reinstalar" a Zelaya.

Los líderes del ALBA, uno de los grupos regionales que se reunieron el lunes en Managua para analizar el golpe en Honduras, acordaron retirar a sus embajadores de Tegucigalpa y apoyar una " insurrección popular" para propiciar la restitución de Zelaya a su puesto y rechazar al gobierno erigido en su lugar.

En tanto, Guatemala, Nicaragua y El Salvador acordaron suspender durante 48 horas el comercio a través de sus fronteras con Honduras.

El presidente nicaragüense Daniel Ortega leyó la resolución de apoyo del grupo CA-4, integrado por los tres países en centroamericanos citados y Honduras. El texto contempló " como primera medida... el cierre de comercio por las fronteras terrestres durante 48 horas".

La resolución fue de los presidentes salvadoreños Mauricio Funes, el guatemalteco Alvaro Colom y Ortega, congregados en la capital nicaragüense para participar en una cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en que se adoptó una resolución que contempló suspender relaciones con el gobierno en Honduras del presidente designado Roberto Micheletti.

El SICA ordenó a sus embajadores ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) " suspender de forma inmediata todos los préstamos y desembolsos" al gobierno hondureño, mientras éste no sea encabezado por Zelaya.

El bloque centroamericano también respaldó una resolución de la OEA sobre la situación en Honduras y convino solicitar una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que " adopte las medidas coercitivas que correspondan".

Los países del SICA advirtieron que tomarán " escalonadamente las medidas necesarias" incluyendo la congelación del comercio intrarregional en contra del gobierno de facto de Honduras hasta que Zelaya sea restituido.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, dijo creer en la sinceridad del presidente (estadounidense) Barack Obama que condenó el golpe, " pero tienen que demostrarlo con hechos, no con palabras".

" El gobierno de los Estados Unidos debe actuar en correspondencia con sus pronunciamientos y asumirlos con toda seriedad", enfatizó.

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien asumió la presidencia pro-témpore del SICA, anunció que entre cinco puntos prioritarios que impulsará a partir del 1 de julio está el seguimiento de las medidas adoptadas por el organismo " para lograr el pronto restablecimiento del orden constitucional en Honduras".

Los otros temas serán el acuerdo de Asociación de Centroamérica con la Unión Europea, y del Sica con el Mercosur, la capitalización del banco centroamericano de Integración Económica (BCIE), el plan plurianual del organismo.

El presidente de México, Felipe Calderón, quien ostenta la presidencia pro-témpore del Grupo de Río, dijo que su gobierno " condena sin ambigüedades" el golpe militar y exige la restitución de la institucionalidad democrática en Honduras, " incluido el retorno" del presidente Zelaya al poder y " el respeto a la integridad física" de sus funcionarios y familiares.

Agregó que mandará a llamar a su embajador en ese país.

La declaración del Alba exhortó a los países de Unión de Naciones de Sudamérica (Unasur), al SICA, Caricom, Grupo de Río, ONU y OEA a retirar a sus diplomáticos en Honduras.

Chávez, Ortega y los presidentes de Bolivia, Evo Morales; y Ecuador, Rafael Correa, así como el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, suscribieron la declaración que también contempló rechazar a cualquier diplomático enviado por el presidente hondureño designado.

Zelaya arribó el domingo a la capital nicaragüense procedente de Costa Rica, a donde lo llevaron los golpistas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes