Los africanos, los que peor responden al ébola

El responsable del organismo continental de África no visitó un país golpeado por el ébola hasta la semana pasada — meses después de que saltaran las primeras alarmas y 5.000 muertes después.

Las promesas para movilizar a 2.000 trabajadores sanitarios africanos siguen siendo en gran medida eso— promesas.

Ningún país africano está en la lista de contribuidores de Naciones Unidas para luchar contra la epidemia.

La palabra (ébola) ni siquiera figuró en la agenda de una sesión sobre paz y seguridad en el Paramento Panafricano en Sudáfrica la semana pasada — más de un mes después de que el Consejo de Seguridad de la ONU declarase el brote de ébola una "amenaza para la paz y seguridad internacionales".

Legisladores enfadados de Sierra Leona y Liberia se levantaron para protestar. "Dijeron que en lo que a ellos respecta, nadie quería hablar de ébola", dijo Jeggan Grey-Johnson, un experto en gobernabilidad que observaba la sesión.

"Dijeron que países como Liberia se sienten totalmente abandonados por el resto de África y aislados del resto del continente", dijo a la Associated Press.

Con pocas excepciones, los gobiernos e instituciones africanos están ofreciendo solo un apoyo marginal mientras el continente se enfrenta a su amenaza más letal en años, dependiendo una vez más de la comunidad internacional para salvarse.

El ébola "nos tomó por sorpresa", dijo esta la presidenta de la Unión Africana de 53 países, Nkosazana Dlamini-Zuma, en una reunión con el secretario general de la ONU y el presidente del Banco Mundial en Etiopía.

"Con la sabiduría de la retrospectiva, nuestra respuesta a todos los niveles - continental, global y nacional - fue lenta, y las frecuentes reacciones instintivas no siempre nos ayudaron", añadió.

La Organización Mundial de la Salud identificó el primer caso de ébola en Guinea el 21 de marzo; el 30 de marzo el virus cruzó la frontera con Liberia; Sierra Leone reportó sus dos primeros casos el 30 de mayo. Para el 20 de junio, con 330 fallecimientos registrados, Médicos Sin Fronteras advirtió que el brote estaba "totalmente fuera de control".

Pero no fue hasta el 20 de septiembre cuando la recién creada Unión Africana para Apoyar el Brote de Ébola en África Occidental movilizó al primer grupo de 30 voluntarios militares y civiles. La mayor parte del coste de la misión lo pagan Estados Unidos y otros gobiernos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7