Más de 700 alcaldes catalanes prorreferéndum desafían al Estado español

Al grito de "votaremos" e "independencia", más de 700 de los 948 alcaldes de Cataluña mostraron este sábado en Barcelona su determinación a organizar el referéndum de autodeterminación para la región del noreste de España, pese a las amenazas de investigaciones judiciales.

Más de dos tercios de los alcaldes de la región se han comprometido a prestar locales en sus jurisdicciones para votar el 1 de octubre en el referéndum convocado por el gobierno regional, pero declarado ilegal por el Tribunal Constitucional y resistido de plano por el gobierno central.

Con sus bastones de alcalde en mano, cantaron el himno catalán, "Els segadors", mientras que otros manifestantes, muchos de ellos con banderas independentistas, los aupaban desde afuera de la sede del gobierno: "Estamos con ustedes", constató la AFP.

El miércoles la fiscalía general de España ordenó a fiscales en Cataluña citar en calidad de "investigados" a los alcaldes dispuestos a cooperar en la "organización del referéndum ilegal" y, en caso de que no comparezcan, "acordar su detención".

Al recibir a los alcaldes, el presidente catalán, Carles Puigdemont, respondió a las "amenazas" del jefe de gobierno español, Mariano Rajoy: "No subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña, que ha tomado la decisión de decidir".

La noche del viernes en Barcelona, Rajoy había llamado a su vez a los separatistas a que "no subestimen la fuerza de la democracia española".

"No somos delincuentes", repetían muchos alcaldes.

"Hace infinidad de años que los catalanes reclaman más poder, sobre todo en el tema fiscal", dijo Josep Sole, el alcalde de 74 años de La Maso (300 habitantes), integrante de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

Los separatistas son mayoría en el parlamento regional desde 2015, pero la sociedad catalana se muestra muy dividida ante la independencia, según los sondeos.

En las elecciones regionales de septiembre de 2015, los partidos independentistas obtuvieron el 47,6% de los votos. Los defensores de seguir en España sumaron el 51,28%.

No obstante, un 70% de los catalanes está a favor de zanjar la cuestión a través de un referéndum.

La alcaldesa de izquierda de la capital catalana, Barcelona (1,6 millones de habitantes), Ada Colau, mostró su "solidaridad" con los alcaldes prorreferéndum al recibirlos en el Ayuntamiento.

"Es una vergüenza: Un Estado incapaz de escoltar al pueblo de Cataluña, un estado incapaz de ofrecer una respuesta política", dijo Colau.

Colau ha evitado implicarse directamente en la organización del referéndum, aunque anunció que los barceloneses podrán votar, sin explicar cómo. Puigdemont dijo luego haber logrado un acuerdo con la alcaldesa.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7