Dos asesinatos en Luisiana pudieran tener motivos raciales

La policía dice que los asesinatos de dos hombres en Baton Rouge probablemente fueron por racismo y que un hombre blanco de 23 años está arrestado como “persona de interés” en el caso.

El individuo, Kenneth Gleason, quedó detenido por cargos de drogas. Las autoridades no tienen aún evidencia suficiente para acusarlo de asesinato, dijo el domingo el sargento de la policía de Baton Rouge L’Jean McKneely en declaraciones a la Associated Press.

McNeely dijo que casquillos de bala hallados en las escenas de los asesinatos son de la misma arma, y que un auto que pertenece a Gleason corresponde con la descripción del vehículo que buscaba la policía en el caso. Dijo que hay otra evidencia circunstancial, pero no especificó.

"Existe la fuerte posibilidad de que (los asesinatos) fueron racialmente motivados”, dijo.

Los asesinatos ocurrieron a unos 8 kilómetros (5 millas) de distancia entre sí. En el primero, Bruce Cofield, de 59 años y desamparado, fue muerto a tiros. En el segundo, Donald Smart, de 49 años, fue baleado cuando caminaba a su trabajo en un café popular entre estudiantes universitarios, dijo McKneely.

La tía de Smart, Mary Smart, dijo que aún está lidiando con el shock de la muerte de su sobrino y que no podía entender qué sucedió.

"Me siento triste y deprimida. Amo a mi sobrino. Él estaba camino a su trabajo y eso lo hace más triste”, dijo en una entrevista telefónica el domingo. “Él siempre estaba sonriendo, abrazando a todo el mundo. Mucha gente lo conocía”.

Smart tenía un hijo y dos hijas, dijo.

No estaba claro de inmediato si Gleason tenía un abogado ni cuándo será su primera comparecencia en la corte.

El fiscal del distrito de East Baton Rouge Hillar Moore dijo que un juez pudiera considerar el asunto de fianza para Gleason más tarde el domingo. Moore no dijo qué llevó a los investigadores a Gleason.

"Estamos investigando activamente en estos momentos”, dijo.

Detectives allanaron la residencia de Gleason el sábado y encontraron menos de un gramo de marihuana y frascos de hormona de crecimiento humano en su dormitorio, dice un documento policial. Gleason admitió que las drogas eran suyas, dijo el documento.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7