Los aspirantes a la presidencia francesa queman sus últimos cartuchos en televisión

Los candidatos a la presidencia de Francia quemarán sus últimos cartuchos este jueves en televisión, a tres días de la primera vuelta de unos disputados comicios en los que cuatro aspirantes tienen posibilidades de pasar a la segunda vuelta.

Los nueve hombres y dos mujeres que aspiran a suceder al presidente socialista François Hollande, que desistió de presentarse a su reelección, serán entrevistados sucesivamente en la televisión pública para convencer a los votantes, antes del cierre de la campaña oficial el viernes por la noche.

Francia se encamina a una de sus elecciones más imprevisibles de todos los tiempos, con una carrera muy ajustada entre la candidata de extrema derecha Marine Le Pen, el centrista Emmanuel Macron, el conservador François Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

La candidata antiinmigración y antieuro Marine Le Pen, que según todas las encuestas lograría pasar a la segunda vuelta de las presidenciales, el 7 de mayo, ha perdido terreno en los últimos días al igual que el otro gran favorito, el centrista y proeuropeo Emmanuel Macron, con 23% de intención de voto cada uno.

El conservador François Fillon, que se mantiene en la carrera presidencial pese ha haber sido imputado en marzo por desvío de fondos públicos, y el líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, que ha registrado un sorprendente salto en las encuestas, les pisan los talones con casi 20%.

La diferencia entre los cuatro aspirantes es tan corta que se encuentran dentro del margen de error de los sondeos, por lo que cualquiera podría calificarse para la segunda vuelta.

En el balotaje, si se cumplen los pronósticos, la líder del Frente Nacional perdería frente a cualquiera de los demás candidatos, por el efecto de la concentración de votos contra la extrema derecha, como ocurrió en 2002.

En medio de esta incertidumbre, los candidatos centrarán su foco el jueves en los indecisos y en intentar mitigar el nivel de abstención, en un momento en que más de un cuarto de los franceses aún no han decidido por quien votarán el domingo.

Un grupo de intelectuales y artistas estadounidenses, incluyendo el académico Noam Chomsky y los actores Mark Ruffalo y Danny Glover lanzaron el miércoles una petición en la que urgen a los franceses no repetir el escenario "Clinton vs. Trump" y brindan su apoyo a Mélenchon, el candidato de izquierda, según ellos, en mejor posición de cara a la primera vuelta.

El jueves por la noche, los once candidatos serán entrevistados sucesivamente durante un cuarto de hora, en la última gran tribuna mediática antes del cierre de la campaña.

Al final de las once entrevistas, cada aspirante tendrá dos minutos y medio más de conclusión.

"Con al menos entre 20% y 25% de indecisos entre las personas seguras de ir a votar, estos últimos tres días serán cruciales para cerca de diez millones de votantes. Aunque no se trate de un debate, cualquier programa tendrá un impacto", en plena "batalla por el voto útil" en la izquierda entre Mélenchon y Macron, señala Chloé Morin, directora del observatorio de opinión de la fundación Jean-Jaurès.

La televisión pública francesa desistió de organizar un debate electoral entre todos los candidatos, como el de principios de abril, frente a la negativa de algunos aspirantes a participar tan poco tiempo antes del final de campaña.

La líder de extrema derecha, que ha reforzado su discurso antiinmigración en la recta final de la campaña, subrayó el jueves que tiene la convicción que encabezará la primera vuelta del domingo porque siente "una movilización increíble" de sus votantes.

En su último mitin el miércoles por la noche, en la ciudad de Marsella (sureste), pidió a sus simpatizantes una movilización máxima. "No a la abstención, no a la dispersión de los votos. ¡Todos a las urnas!, lanzó Le Pen ante 5.000 personas.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7