Una serie de ataques contra la policía en Chechenia son reivindicados por el EI

Una serie de ataques con saldo de varios heridos perpetrados este lunes contra la policía en Chechenia, en el Cáucaso ruso, fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), en tanto las autoridades de la pequeña república denunciaron un intento de "desestabilización".

El autoritario dirigente de Chechenia, Ramzan Kadyrov, acusó a los atacantes en su cuenta de Telegram, en la que aseguró que no tenía "ninguna duda" de que "el grupo de jóvenes" que protagonizó este ataque actuó bajo la influencia en las redes sociales del grupo yihadista Estado Islámico, intentando "arrojar una sombra" sobre la fiesta musulmana del Aid al Adha, que en Rusia se festeja el martes.

Según el Comité de Investigación ruso, que abrió indagaciones por intento de homicidio contra la policía, hubo tres ataques.

En la ciudad de Chali, dos hombres intentaron ingresar a la comisaría de policía por la mañana e hirieron a dos agentes con un cuchillo.

"Casi simultáneamente", en un pueblo cercano, un joven que llevaba una mochila al hombros se acercó a otra comisaría de policía y se hizo estallar sin herir a nadie. Aparentemente, el kamikaze habría sobrevivido.

En la capital, Grozny, un hombre que conducía un automóvil Mercedes Benz arrolló a agentes de la policía de tránsito, para luego huir y abrir fuego con un arma automática contra los agentes que lo perseguían.

"Los criminales han sido neutralizados", precisó el Comité de Investigación, identificando a dos de ellos como residentes en Chali.

Según Kadyrov, dos policías fueron heridos en Chali, en tanto "oficiales de tráfico resultaron heridos" en Grozny.

"Todos los intentos fueron abortados, los bandidos fueron neutralizados y uno de los delincuentes intentó inmolarse, pero sobrevivió y fue llevado al hospital", dijo el líder checheno en Telegram.

El EI reivindicó los ataques de este lunes, según un comunicado difundido por su agencia de propaganda, Amaq, citada por el grupo SITE, especializado en la vigilancia de sitios yihadistas.

Tras la primera guerra de Chechenia (1994-1996), la rebelión separatista se fue islamizando de manera gradual y se extendió más allá de las fronteras de esta república rusa, convirtiéndose a mediados de la década de 2000 en un movimiento islamista armado activo en todo el norte del Cáucaso.

A fines de junio de 2015, este movimiento insurgente juró lealtad al Estado Islámico, organización de la que ha dido proveedor de un gran número de combatientes para sus filas en Siria e Irak.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes