El atuendo islámico es causa de polémica en Egipto

EL CAIRO ( AP). Cuando el gobierno egipcio prohibió los velos islámicos y las túnicas que cubren totalmente las formas femeninas en los dormitorios de las universidades públicas, citó versiones de hombres que vestían el atuendo para colarse en los recintos de las mujeres.

Pero había un motivo más profundo detrás de la medida: una lucha creciente entre la versión moderada del islamismo promovida por el Estado y una población que se vuelca a una versión más estricta de la fe, cuyo signo más visible es la " niqab", el atuendo que cubre totalmente la figura femenina.

El debate se ha intensificado desde que Mohammad Tantawi, el clérigo supremo en la prestigiosa Universidad Al Azhar, prohibió la " niqab" en clases y dormitorios universitarios aduciendo que " no tiene nada que ver con el Islam" y que era innecesario puesto que la universidad está segregada por sexos. Por su parte el ministerio de salud y las autoridades religiosas prohibieron que las enfermeras y predicadoras lo usaran.

Las medidas han indignado a muchas mujeres que dicen cubrirse voluntariamente por convicción religiosa.

Fatma al Assal, de 22 años, acaba de recibir un título en veterinaria y dice que le han negado un puesto de enseñanza. Pero no se resigna. " Al Azhar no tiene autoridad sobre mí", afirmó.

Al igual que su madre y dos hermanas menores se cubre todo incluso las manos. Vestida así " siento respeto. Nadie me mira", explicó. " El Islam dice que todo el cuerpo de la mujer es una tentación".

Agregó que sigue el ejemplo de lo que muchos musulmanes consideran era el código de vestir en la época de Mahoma, que fundó su religión hace unos 1,400 años. " Quiero emular a las esposas del profeta".

En países europeos, particularmente Francia, el debate sobre el código del vestuario femenino ha hecho hincapié en cómo integrar a los inmigrantes y equilibrar los derechos de las minorías con la opinión civil de que el atuendo es una afrenta a las mujeres.

Pero en Egipto la dinámica es diferente. Aquí, el conservadurismo público disiente con un gobierno que es considerado no solamente secular sino también autoritario, corrupto e indiferente.

El debate subraya la brecha entre la elite más secular que tiene el poder económico y político y la masa empobrecida y alienada que halla cada vez más consuelo en la religión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes